Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estos son los peores paraguas de la historia

El otoño ha comenzado. Y de qué modo. Seguro que estos días has echado un ojo al paragüero en busca del que dejaste allí descansando hace meses. Si ha desaparecido, acabas de caer en que quedó olvidado en algún bar o alguien te lo ha 'pedido prestado', toma nota: estos son los qie no tienes que comprar. ¡Que lleva, que llueva!

El que pretendía proteger los cigarrillos
Paraguas cigarrillos
Muy práctico no parecía y afortunadamente se quedó en eso: un proyecto inviable. ¿Cómo luchar contra el viento o ver lo que tienes delante con semejante artilugio?
Un cono para el rostro
Paraguas cono
Igual protegía la cara, pero se parece más a un disfraz de pájaro que a un verdadero protector contra la lluvia. Además, ¿sólo para el rostro?
La cortina del baño
Paraguas Cortina
Larga y pegada al paraguas. Buena idea para mantener la ropa seca de ese viento molesto que acaba empapándote los pantalones, sin embargo, creemos que da poca visibilidad y recogerlo en el metro puede terminar siendo un problema. Casi mejor llegar a la oficina mojados.
Burbuja espacial
Paraguas nave
Este otro modelo también apuesta por mantener todo tu cuerpo seco; aunque, arrastra los mismos problemas que el paraguas anterior y otro añadido: caminar con esto por las calles de la ciudad, llenas de gente, puede generar todo tipo de conflictos.

Manos libres
Manos libres
Sí, te deja las manos libres y como casco para pilotar tu nave espacial no está mal. Pero le vemos dos inconvenientes: muy aparatoso para caminar por la acera y si llueve mucho, poca visibilidad, a no ser que lleve escondido el limpia parabrisas.
Protege tus zapatos
Paraguas zapatos
¿En serio? A veces es mejor cerrar el pico porque una imagen vale más que mil palabras.
Protege tus zapatos (segunda parte)
Impermeables zapatos
Usar el chubasquero para el zapato de tacón o la bota impermeable es como un intento obcecado de negar que tienes un serio problema con las katiuskas de toda la vida. Si vas a plastificar los pies, mejor apostar por lo conocido.
El platillo volante
Ovni
Es relativamente barato y te deja las manos libres. Igual este no tiene ningún inconveniente más allá de ser horroroso y poco cívico.
Con pistola de agua
Paraguas pistola
Un juguete incorporado en el paraguas, en principio, no suena mal. Pero, ¿una pistola de agua? ¿No se supone que usamos este artefacto para protegernos de la lluvia y llegar a casa medianamente secos? Bueno, pues con este puedes pararte por la calle, mojar a tus amigos y atacar sin piedad a la señora que se mueve por la acera como si fuera toda suya con su súper paraguas gigante y resistente.