Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿En primavera florecen también las infidelidades? Hablamos con expertos

ddeltiempohoy.es

La primavera es la estación del amor por antonomasia. Mariposillas en el ombligo, éxtasis de felicidad… La sangre se altera tanto en estos meses, que las infidelidades se multiplican. Parece que los datos nos ponen además a la cabeza de Europa: somos el país más infiel del continente y el quinto en todo el mundo... ¿sobre todo en esta estación?. ¿Será por el canto de los pájaros? ¿El olor de las flores? Hablamos con el Centro de Psicología CIT-TDAs Psicogoya.

¿A qué se debe?
Hay más química de lo que pensamos en todo esto. Nos hemos puesto en contacto con la doctora Millie Soria Claros, directora del Centro de psicología CIT-TDAs Psicogoya: "la realidad es que hay más infidelidades y la culpa la tiene el sol". La primavera es la primera estación después de la etapa más fría y de menos luz del año.
Por eso, al primer atisbo de sol, nuestro organismo reacciona: "hay más horas de sol, de día, y eso nos estimula neuro-bioquímicamente. Aumentan nuestros niveles de serotonina y noradrenalina, las hormonas que se conocen coloquialmente como las de 'la felicidad' y eso nos llena de positividad", justifica Soria Claros.
infidelidad
¿Felicidad y cuernos van unidos?
La doctora relaciona todo ello con la autoestima: "no significa que por estar feliz vayas a ser infiel. El sol durante más tiempo lo que provoca es que te sientas mejor contigo mismo. Tienes ganas de arreglarte, ponerte más guapo y de gustar más a los demás porque tú te gustas más". A su vez, "al haber mayor número de horas de sol, te pide más salir a la calle y hacer planes fuera; relacionarte más con el medio externo", según Soria Claros, y las probabilidades de encontrar una aventura se incrementan, de manera inevitable.
infidelidad
El sol nos da el impulso, lo demás es una cuestión cultural
En los países en los que el sol no es tan abundante durante el año, la gente es menos infiel estadísticamente, pero también se siente más triste. La doctora Soria nos dice: "El sol nos proporciona un subidón de autoestima que las personas de los países norteños no tienen". De hecho, "poseen un exceso de cortisol, la hormona que nos hace deprimirnos y estresarnos, además de aislarnos del resto del mundo.
Es por ello que quizá las infidelidades no se cometan tan a menudo como en los países más cálidos", añade la psicóloga. No obstante, decidir 'poner los cuernos' a nuestra pareja o no es algo más moral que meteorológico: "hay personas a las que este chute hormonal procedente del sol les influye en su vida sentimental y buscan la satisfacción sexual fuera de casa, pero cada uno canaliza la felicidad (primaveral) como considera", advierte la doctora.
¿La primavera afecta más a los hombres o a las mujeres?
Aunque en las últimas estadísticas, los porcentajes de infidelidad inclinaban la balanza hacia el sexo femenino, la serotonina y la noradrenalina se absorben por igual en ambos organismos: "el sol afecta igual a hombres y a mujeres bioquímicamente.
"La necesidad de tener un amante es la misma en hombres y mujeres", cuenta la señora Soria. Y añade: "suelen tratarse de infidelidades ocasionales, que no perduran en el tiempo. Se gustan, y les gusta atraer a gente diferente porque, inevitablemente, reafirma su autoestima, pero suelen durar estos tres meses de primavera".
infidelidad