UN NIÑO DE 20 MESES ARRASTRADO POR EL MAR EN ASTURIAS

¿Con qué fuerza tiene que soplar el viento para poner nuestras vidas en peligro?

El temporal de viento ha alcanzado rachas huracanadas en la zona del suceso

Oficialmente se han registrado 148 km/h cerca de dónde el mar se llevó al pequeño

Etiquetas:
· · ·

El durísimo temporal marítimo de las últimas horas se ha cobrado una desaparición este pasado lunes en la playa de Frejulfe (Navia). Un niño de apenas 20 meses fue arrastrado por la fuerza del mar en Asturias mientras paseaba por la orilla con su abuelo y su padre. Pero, ¿qué fuerza tiene que tener el mar y el viento para que esto suceda?

Precisamente, la costa occidental asturiana, junto a la gallega, se ha llevado la peor parte. La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) había decreto el nivel de aviso rojo, el máximo, por el peligro que implica la situación alterada del mar y los fortísimos vientos registrados en el contexto de un temporal extremo que ha afectado a toda la fachada atlántica europea con vientos que han superado los 150 km/h en la Bretaña francesa y en las costas del sur de Reino Unido.

De hecho, en las últimas horas, la AEMET publicaba un registro oficial de 148 km/h en Cabo Busto, en el occidente asturiano, cerca de donde el mar se llevó al pequeño. 

Y es que para hacernos una idea de la fuerza del mar y del viento en un temporal, contamos con la escala anemométrica de Beafourt y con la de Douglas para definir el estado de la mar en combinación con el factor viento.

Ambos, mar y viento juntos, son un peligro potencial e implican un riesgo elevado para cualquier persona que se exponga a ellos en zonas de costa, como sucedió este pasado lunes. Basta con consultar la escala de Beafourt para darnos cuenta del alcance del temporal en Asturias, que alcanzó el nivel 12 de 12, es decir, rachas de viento huracanadas.

En esta escala de 1 a 12 hay muchos matices, desde una simple brisa marítima como cualquier día de verano, por ejemplo, hasta una situación como la de estas últimas horas.  Habitualmente, estamos acostumbrados a una intensidad 4, que es aquella en la que el viento levanta una polvareda y agita las hojas de los árboles antes de desatarse una tormenta o en un día ventoso, pero sin ir más allá.

A partir de una intensidad 5, las personas aprecian la fuerza del viento: hablaríamos de más de 30 km/h y acercándonos a los 50 km/h. Son esos días en que podemos caminar, pero es molesto y, si llueve, el paraguas sobrevive a duras penas. Hasta aquí podemos considerarlo un contexto que se repite con cierta frecuencia con el paso de borrascas, por ejemplo.

Cuando contamos con intensidad superior a 7 hasta 9 (de 50 a 90 km/h), el viento impide que caminemos con facilidad. Es peligroso transitar bajo cornisas, carteles, andamios u objetos que puedan caer derribados por el viento. Este es capaz de arrancar ramas de árboles o mover los más gruesos. En la carretera, los vehículos ligeros pueden dar bandazos con el viento lateral.

Por encima de 9, sobre los 80 km/h es imposible salir a la calle y poder caminar. Hablaríamos de temporal. Cuando la intensidad del viento rebasa los 102 kilómetros por hora provoca importantes destrozos materiales. Pueden derribar cualquier objeto que se cruce en su camino.

Entre el 10 y el 12 nos encontramos, con un temporal fuerte y con intensidad de huracán. Este es el escalón más alto y es al que se ha llegado frente a las costas asturianas donde ha ocurrido el trágico suceso.

Olas

Al margen del efecto en tierra, estas rachas tan intensas suelen alcanzarse en lugares de costa donde suele soplar con fuerza en presencia de un temporal. En estas circunstancias, el estado de la mar se encuentra muy alterado, la gran cantidad de espuma que levantan las olas dibujan una superficie totalmente blanca y una visibilidad escasa o muy reducida.

El viento, superando los 100 km/h, favorece la formación de lo que se denomina mar arbolada, un escalafón por encima de la mar gruesa. De hecho, algunas boyas de medición de las costas asturianas han detectado este pasado lunes olas de hasta 12 metros.

Para comprender qué aspecto tienen estas olas basta con echar un vistazo a uno de los vídeos más virales de la última semana en que un surfista cayó desde la cresta de una ola de 12 metros en Hawai. Si nos fijamos en estas imágenes, el riesgo ya es elevado aun cuando las condiciones meteorológicas y de visibilidad no son malas.

En el caso de una persona de corta edad el riesgo es mucho mayor por la fuerza a la que tiene que hacer frente tanto de las olas como del mar de fondo asociado al temporal y el viento en alta mar, que hace imposible el remolque a tierra firme.

En cualquier circunstancia, es importante tener en cuenta los avisos de AEMET, especialmente, los de nivel rojo que implican riesgo extremo por fenómenos adversos y desaconsejan exponerse al fenómeno meteorológico asociado a este aviso.

--------------------------------------

*Marcos Fernández (@marcosfdezfdez) es periodista especializado en Meteorología.

Déjanos tu opinión

'El tiempo hoy', en redes sociales

Publicidad

La previsión meteorológica

Días de puente con sol y temperaturas que rozan los 20ºC en casi todo el país

Un calor poco propio de diciembre. Las máximas van a rozar la marca de los 20 grados en el extremo norte y en la mitad sur del país. 

BÁJATE NUESTRA APP

Descubre una nueva forma de entender el tiempo con El Tiempo Hoy

La aplicación meteorológica de Mediaset, El Tiempo Hoy, disponible para dispositivos iOS y Android. Una nueva forma de entender el tiempo que va más allá de las meras predicciones meteorológicas.

Para guardar tus favoritos, accede al tiempo de tu localidad a través del buscador y activa la estrella que está al lado del nombre de la localidad. Debes conectarte para crear tus favoritos.

Conéctate

Ya tienes guardados el máximo de favoritos posible.
Recuerda que puedes eliminar y hacer nuevos

    Publicidad