Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las últimas nevadas de estos días en el norte aumentan el riesgo de avalanchas

La cantidad de nieve que ha caído los últimos días, especialmente en el norte de España ya ha provocado numerosos aludes, tan solo ayer en el pirineo oscense se realizaron tres operaciones de rescate para salvar a cuatro personas que fueron alcanzadas por avalanchas. Cuando una persona es sepultada por un alud de nieve durante 15  minuto la probabilidad de sobrevivir si no ha sufrido traumatismos severos es del 93%. Sin embago, esta probabilidad disminuye drásticamente a tan solo el 25% cuando se sobrepasan los 15 minutos, más allá de los 45 minutos solo sobreviven a la asfixia quienes estén atrapados en una bolsa de aire, pero pueden fallecer por hipotermia. Según las recomendaciones de la guía de aludes que recientemente ha publicado la Agencia  Estatal de Meteorología, si una avalancha nos sepulta debemos proteger las vías respiratorias cerrando la boca e intentar crear delante de la cara una bolsa de aire con las manos o los brazos. Pero para evitar estos riesgos hay que estar pendiente de los avisos de alerta por aludes y transitar por las zonas permitidas ya que tan solo el suave paso de un esquiador  puede desembocar la avalancha