Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

No vayas si hay tormenta: los cinco lugares del mundo donde más rayos caen

rayoseltiempohoy.es

Pueden ser lugares paradisiacos, pero ¡cuidado!, si hay tormenta se pueden convertir en sitios de auténtica pesadilla, ya que ostentan el top cinco de los puntos del planeta donde más rayos caen, según un estudio de la NASA. El Lago Maracaibo, en Venezuela, donde se registran 233 relámpagos por kilómetro cuadrado cada año como promedio, ocupa el número uno del ranking, quitándole el puesto a la cuenca del Congo en África. 

Se trata de datos obtenidos por la Misión de Medición de Lluvias Tropicales (TRMM) de la NASA tras analizar un conjunto de datos de muy alta resolución derivados de 16 años de observaciones, entre 1995 y 2013. Entre las conclusiones, se confirma que es mucho más probable que las descargas ocurran en tierra firme que en los océanos, sobre todo si se trata de países cercanos a la línea del Ecuador. 
Top 1 Lago Maracaibo (Venezuela)
La geología y la climatología de esta zona son ideales para el desarrollo de tormentas, que generalmente se forman por la noche, cuando la brisa de la montaña se desarrolla y converge sobre el aire cálido y húmedo del lago. Con estas condiciones únicas se han registrado 233 relámpagos por kilómetro cuadrado cada año como promedio. Septiembre es el mes donde las tormentas alcanzan su máximo nivel. 
Top 2 Kabare (República Democrática del Congo)
África sigue siendo el continente que ostenta el título de registrar el mayor número de rayos. Seis de los diez primeros lugares del planeta donde caen más rayos se encuentran en este continente, sobre todo en la zona del Lago Victoria y del Valle del Rift, donde se encuentra el Top 2. 
En la zona ubicada en el Parque Nacional de Kahuzi-Biéga, al noroeste de Kabare (República Democrática del Congo, muy cerca ya de la frontera con Ruanda), se han registrado 205 relámpagos por kilómetro cuadrado cada año como promedio.  Las montañas más cercanas son las de Mitumba, que contribuyen a esta singular climatología, con picos entre 2.000 y 5.000 metros.
Top 3 Kampene (República Democrática del Congo)
También en la República Democrática del Congo encontramos el tercer puesto. Kampene ha registrado 177 relámpagos por kilómetro cuadrado cada año como promedio. El clima es tropical en esta zona. En invierno llueve mucho menos que en verano, y su temperatura media anual se encuentra a 24.4 °C. 
rayos
Top 4 Cáceres (Colombia)
Colombia se encuentra entre las zonas con mayor propensión a los rayos por sus condiciones geográficas, sumadas a la alta humedad y a su ubicación en la zona tropical, que hace que se generen nubes de tormentas muy grandes. En este caso, Cáceres ocupa el cuarto lugar, con 172 descargas anuales por kilómetro cuadrado. La mayor intensidad eléctrica se registra al atardecer. 
Top 5 Sake (República Democrática del Congo)
El Congo vuelve a ocupar un lugar destacado. En este caso es la ciudad de Sake, en la provincia de Kivu del Norte, la que cierra el top 5 de este ranking. La orografía de este lugar tiene todos los componentes para estar en esta lista, ya que está situado al noroeste del Lago Kivu, al borde de las llanuras de lava volcánicas y en el fondo del Valle de Rift, en una elevación de unos 1.500 metros a nivel del mar. Tiene un registro de 143 descargas anuales por kilómetro cuadrado de media. 
En España, Aragón y el noreste peninsular
Aunque nuestro país está muy alejado de este ranking, el cuadrante nordeste de la Península y, en especial Aragón, acumula casi más de la mitad de todas las descargas que caen en España. 
En Aragón se dan varios factores que provocan un escenario proclive a las tormentas eléctricas, ya que en verano se dan unas temperaturas altas que, unidas a la humedad, provocan la creación de bolsas de aire caliente que al elevarse crean nubes de tormenta. Otro factor que propicia las descargas es la orografía, con la cordillera Ibérica y los Pirineos obstaculizando los movimientos del aire y generando nubes tormentosas.