Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Este verano no habrá olas de calor!

verano sin olas de caloreltiempohoy.es

Como ya explicamos anteriormente en El Tiempo Hoy, no es lo mismo una 'ola de calor' que un 'episodio de calor' y, en contra de lo ocurrido el verano pasado, la AEMET no espera olas de calor durante los próximos meses. Este año no tendremos que sufrir temperaturas inhumanas como las del pasado julio, por ejemplo, cuando Madrid no bajó de los 35 grados durante 14 días consecutivos.

Generalmente, las olas de calor llegan de la mano de bolsas de aire muy cálido que ascienden desde el norte del continente africano. Estas invasiones se quedan aisladas sobre la Península en ausencia de inestabilidad o de una masa de aire más frío que la reemplace e impida que permanezca sobre nosotros.
El anticiclón de las Azores favorece, desde su posición, que las masas de aire frío circulen por latitudes más altas dejando la Península a merced de la entrada de las masas de aire cálido. Según la previsión estacional de AEMET, este verano no esperamos grandes invasiones de aire cálido sobre la Península, aunque tendremos jornadas de calor intenso, como corresponde al verano. Pero, en principio, este será un verano normal sin grandes olas de calor.
Para hacernos una idea de la frecuencia con que este fenómeno se repite en nuestro país podemos hacer un repaso de la serie que abarca desde 1975 hasta la actualidad. En todo este tiempo hemos sufrido 80 olas de calor, según los registros de Aemet: 45 se han registrado en la Península, Baleares, Ceuta y Melilla. El resto, 35, han afectado a las Islas Canarias donde las invasiones de aire cálido también son frecuentes procedentes del Sáhara y acompañadas, en ocasiones, por la calima. Este meteoro contribuye a generar un ambiente más asfixiante.
A pesar de que en el recuerdo queda la ola de calor de 1995 y la de 2015, estas no han sido las peores. El podio lo ocupa la de 2003, que causó miles de muertes en todo el continente europeo, ya que no solo afectó a Europa. Se extendió del 30 de julio al 14 de agosto, justo en el último tramo de la canícula, y se extendió por toda la Península.
Ola de calor 2003

Marcos Fernández  (@marcosfdezfdez) es periodista especializado en Meteorología.