Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Cambio climático sin precedentes! La Antártida será verde en vez de blanca

Antártida verdeEl Tiempo Hoy

Los glaciares de la Antártida podrían pasar a ser historia antes de lo esperado. Un estudio de la Universidad de Exeter lo confirma: el verde es el nuevo blanco. Y el impresionante aumento de la vida vegetal en la zona parece que nos va a dejar sin esos paisajes invernales que tanto caracterizan al Polo Sur. El culpable de este impacto medioambiental no es otro que el cambio climático. El calentamiento atmosférico está haciendo desaparecer el hielo de tierra firme para dar paso a grandes campos de musgo que han llegado para quedarse.

*Foto: Matt Amesbury
La vida vegetal en la Antártida crece rápidamente debido al cambio climático, según un equipo de científicos que ha constatado un fuerte aumento en la actividad biológica en los últimos 50 años. El equipo de investigación empleó núcleos de bancos de musgo (que están bien conservados en las condiciones frías de la Antártida) desde un área de aproximadamente 400 millas, y analizaron cinco núcleos de tres sitios.
"Los aumentos de temperatura durante aproximadamente el último medio siglo en la Península Antártica han tenido un efecto dramático en los bancos de musgo que crecen en la región", subraya el doctor Matt Amesbury, de la Universidad de Exeter. "Si esto continúa, y con cantidades crecientes de tierra libre de hielo por el retiro continuo de los glaciares, la Península Antártica será un lugar mucho más verde en el futuro", augura.
Preocupante cambio en paisaje y ecosistemas
El cambio climático reciente en la Península Antártica está bien documentado, con el calentamiento y otras modificaciones como el aumento de la precipitación y la fuerza del viento. Los registros meteorológicos comenzaron en su mayor parte en la década de 1950, pero los registros biológicos conservados en núcleos de bancos de musgo pueden proporcionar un contexto a más largo plazo sobre el cambio climático. Los científicos analizaron los datos de los últimos 150 años y encontraron evidencia clara de 'puntos de cambio' (puntos en el tiempo después de los cuales la actividad biológica se incrementó claramente) en el último medio siglo.
Glaciar Antártida
"La sensibilidad del crecimiento del musgo a los aumentos de la temperatura pasados sugiere que los ecosistemas se alterarán rápidamente bajo calentamiento futuro, llevando a cambios importantes en la biología y el paisaje de esta región icónica (dice el profesor Dan Charman, que lideró el proyecto de investigación en Exeter). En resumen, podríamos ver el verde de la Antártida en paralelo con observaciones bien establecidas en el Ártico".