Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estas extrañas bolas han inundado las playas de Reino Unido: te contamos qué son

erizo de mareltiempohoy.es

Un fenómeno curioso ha tenido vilo a los turistas que paseaban por las playas del sur de Ingleterra. Decenas de bolas de color marrón han llegado a la arena, dejando a los testigos impresionados y un poco asustados. Varios de ellos incluso han colgado en redes las fotos para preguntar si eran peligrosos o incluso si su ¡origen era extraterrestre! Según el periódico 'The Guardian', hasta un ciudadano que paseaba con su perro cogió una en Long Rock, una playa ubicada entre medias de Penzance y Marazion, y la tiró por el miedo a que "aquella cosa reviviese".

Otra testigo de Penzance, Jess Arnieson, también ha exigido al portal que "los expertos las examinen y nos digan si son seguras, porque está claro que son muy extrañas y dan un poco de miedo".
Dicho y hecho. Según ha indicado  al tabloide británico el biólogo marino Martin Attrill, director del Instituto Marino de la Universidad de Plymouth, "este tipo de cosas suceden de vez en cuando y son completamente naturales". Al parecer, se trata de una especie común de erizo de mar, conocidas como patatas de mar o Echinocardium cordatum.
erizo con pelo
 Su distribución es bastante irregular: pueden encontrarse a 230 metros de profundidad en el océano Atlántico, el océano Pacífico, rodeando Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica... y en las costas de la Islas Británicas.
Echinocardium cordatum
 El biólogo cree que la causa ha tenido que ver con las grandes e inusuales tormentas que han acuciado a Gran Bretaña en agosto. "Han podido quedar atrapadas por una tormenta y haber sido arrastradas a la arena de la playa, para posteriormente ser lavadas en las playas por las olas y el viento". En cualquier caso, "son totalmente inofensivas", ha asegurado.