Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Y la grieta llegó al final: uno de los icebergs más grandes de la historia se 'suelta' de la Antártida

Larsen C acaba de nacerReuters Pictures

La Antártida acaba de 'dar a luz' a uno de los icebergs más grandes que se han visto en la historia. La grieta en la Plataforma Larsen C acaba de romperse después tras más de 10 años de observación por los científicos. Sus casi 6.000 kilómetros cuadrados de extensión y sus 350 metros de grosor lo asemejan, en tamaño, al doble de lo que ocupa la isla de Mallorca. Durante años, la grieta ha sido observada al detalle por el británico Proyecto MIDAS, que ha hecho pública la noticia de la ruptura. Todo el planeta investiga ahora los posibles problemas y peligros que traerá consigo.
 

Los científicos, liderados por el profesor Adrian Luckman, de la Universidad galesa de Swansea, sabían que este día llegaría, pero nunca cuándo iba a ocurrir exactamente. Y, al fin, ha pasado: un nuevo iceberg, histórico por su tamaño, acaba de 'nacer'. Así lo ha confirmado el grupo de científicos británicos que llevan más de una década detrás de esta plataforma de hielo.  
De momento, no se espera que el desprendido bloque de hielo, denominado A68, se mueva muy lejos ni rápido a largo plazo. Sin embargo, deberá ser monitoreado por la comunidad científica ya que las corrientes y vientos podrían empujarlo al norte de la Antártida, donde podría convertirse en un peligro para el transporte marítimo. Será un instrumento satelital el encargado de este proceso.
Otra de las consecuencias probables es que cambie la fisonomía del continente blanco y puede aumentar el nivel del mar unos 10 centímetros en aguas globales.
Es justo ahora cuando la plataforma de hielo Larsen C dice adiós a un 10% de su superficie original. Los motivos de la rotura no están confirmados, pero todo indica a que ha sido fruto de la naturaleza, y no del calentamiento global y cambio climático, según los científicos.