Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mi nombre es LUCA... ¡y soy el 'padre' de todos los seres vivos!

LUCAeltiempohoy.es

Estamos mucho más cerca de conocer cómo era el primer antepasado común de todas las especies. El organismo del que todos los seres vivos de la Tierra descendemos, desde las hormigas hasta los chimpancés, pasando por los humanos. Gracias a un estudio publicado en la revista Nature Microbiology y realizado por investigadores alemanes, tenemos un nuevo 'retrato genético' de LUCA. Para saber bien quién es él, y qué mecanismos le permitieron 'estrenar' y propagar la vida tal y como la conocemos hoy, ficcionamos un retrato en primera persona.

¡Hola! Mi nombre es LUCA… ¡como la de la canción!
"Hi, my name is Luka, I live on the second floor…". Pues no, yo no vivo en la segunda planta, y mi nombre es LUCA. Corresponde a Last Universal Common Ancestor, lo que viene a ser el último universal común antecesor. 
Nací hace 4 mil millones de años
Las estimaciones me sitúan hace 3,8 mil millones de años y se dice de mí que era una pequeña y frágil forma de vida, pero que me convertí en el antepasado directo de todo ser viviente, desde cerdos hormigueros hasta cebras. Que quede claro, no era el primer ser vivo. Sí, conseguí sobrevivir y perpetuarme para llegar a ser el "padre" o "madre" de todos los seres vivientes que hoy pueblan nuestro planeta. Sin evidencia fósil ni herencia genética alguna, lo que pudiera suceder antes de mí es algo que jamás podréis averiguar.

Si me quieres buscar, observa lo que tienen en común bacterias y arqueas
Los seres vivos se dividen en tres dominios: eucariotas, procariotas y arqueas, pero los primeros en surgir fueron procariotas y arqueas, por lo que el origen común debe buscarse entre ellos. Este último estudio publicado va precisamente de eso: indagaron los patrones comunes ubicados tanto en bacterias como en arqueas, como un 'cásting de genes'. Al final, de entre los más de 6.000 genes que estaban en ese banco genético, se quedaron con 355. 
Primer dato del estudio: vivía en respiraderos hidrotermales, en el fondo del mar
Son muchos los estudios que sostienen que viví en chimeneas hidrotermales que había en el fondo de los océanos primitivos, pero lo cierto es que hay una gran cantidad de ideas que compiten por explicar cómo surgí. Los biólogos evolutivos se dividen entre los que creen que nací en ambientes muy extremos, como los respiraderos hidrotermales, y los que están más a favor de la teoría de Darwin del 'pequeño estanque caliente', mucho más parecido a los ecosistemas donde habitan la gran mayoría de seres vivos. Y los hay que piensan que fue el hielo el detonante, y que pude haber nacido en los mares helados de una supuesta Tierra congelada. No, no se ponen de acuerdo. 
Era muy simple
355 son muy pocos genes. Fijaos si era simple, que podía sobrevivir sin oxígeno, con energía sacada del dióxido de carbono, hidrógeno y otros gases calientes expulsados por la Tierra a través de fisuras en la corteza terrestre en el fondo del océano. Para que os hagáis una idea, gracias al proyecto del Genoma Humano sabemos que los humanos tienen entre 20.000 y 25.000 genes. No hay color. 
El primero que empezó a pensar en mí fue Charles Darwin
Con la publicación de El origen de las especies, en 1859, Darwin ya sostuvo con una hipótesis que habría habido solo un progenitor para todas las formas de vida. Sin embargo, fue con el desciframiento del código genéitco, en 1960 cuando se hizo patente de verdad la idea de que debió existir solo un ancestro universal.