Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Brujería meteorológica: rituales para invocar al tiempo en todo el mundo

ritualeseltiempohoy.es

Aunque sus resultados no son siempre los esperados, desde hace siglos los humanos hemos venido desarrollando una serie de rituales para intentar que la meteorología, tan lejos de nuestro control, nos beneficie. Las sequías, los periodos prolongados de lluvias o la protección contra las tormentas nos han llevado a buscar soluciones en el campo de la superstición y de los ritos, algunos en desuso y otros que aún se practican en nuestros días. Repasamos algunos de ellos. 

La danza de la lluvia
Cuando pensamos en este ritual nos viene a la cabeza un indio cherokee bailando e invocando a la lluvia, pero esta danza ceremonial se ha llevado a cabo históricamente en muchas culturas, desde el antiguo Egipto hasta ciertas tribus indígenas de América. Incluso, aún ahora, se practica en determinadas zonas de los Balcanes, en un ritual conocido como Paparuda (en rumano) o Perperuna (en eslavo).
rituales tiempo
Procesiones y rogativas
De larga tradición en el mundo cristiano, sobre todo en entornos rurales donde la meteorología es fundamental para la economía agrícola. Ya sea por falta de lluvia o por exceso, se han llevado a cabo procesiones con imágenes y oraciones dedicadas a santos, pidiendo un cambio de tiempo más favorable para las cosechas.
Existen las rogativas pro pluvia (para pedir que llueva), e incluso se han llegado a realizar inmersiones de tallas de santos o reliquias solicitando la ayuda divina.
El lado más científico de estos rituales es que, gracias a las actas municipales y a capitulaciones medievales donde se recogen por escrito este tipo de acciones, los climatólogos tienen una interesante vía de investigación sobre el tiempo que hizo en una determinada época. 
rituales tiempo
Esconjuraderos en Pirineos
Una sociedad rural con grandes dificultades para el cultivo es muy sensible a los fenómenos naturales cíclicos como las sequías, el granizo o las tormentas. Es el caso de la zona del Pirineo aragonés, donde se construyeron los esconjuraderos para albergar rituales destinados a conjurar tormentas y otros peligros que amenazaban las cosechas.
Estos pequeños templetes de piedra se erigieron desde el siglo XVI al XVIII, y alguno permanece hasta nuestros días. En este espacio, generalmente ubicado al lado de una iglesia y con una amplia panorámica del horizonte, el sacerdote y la población invocaban un tiempo más beneficioso para su agricultura. 
rituales tiempo
Huevos a Santa Clara
Aún hoy se pone en práctica por parte de alguna novia que no quiere que su día más especial se vea estropeado por la lluvia.
Este rito consiste en la ofrenda de una docena de huevos a un convento de monjas clarisas, con la  expectativa de que la santa vele por que no llueva el día de la boda.
Tiene una base en la superstición, ya que se creía que la presencia de lluvia era un signo de desgracia para el futuro matrimonio. 
rituales tiempo
Toques de campana para ahuyentar las tormentas
Fueron empleados hasta épocas muy recientes (mediados del siglo XIX) y se hacían para defender las cosechas y personas contra rayos y granizos desde tiempos inmemoriales.
En Castilla y León se llamaba “tocar a nublao” y se realizaba a diario desde el 3 de mayo (Santa Cruz de mayo) hasta el 14 de septiembre (Santa Cruz de septiembre). Las fechas no fueron elegidas de modo aleatorio, sino que coinciden con la época de mayor frecuencia de tormentas. Era un toque preventivo y protector contra estos fenómenos que destruían las cosechas.
rituales tiempo
Los graniceros del rayo, en México
Antes de la llegada de los europeos a América existían en el valle de México unos seres que se creía elegidos por Tláloc, el Señor de la Lluvia, y que oficiaban de mediadores entre él y su pueblo. Eran los graniceros.
Alguno de ellos aún perdura hasta nuestros días, y se les supone un control del tiempo y su curso, al tener un don transmitido por los dioses.
Se dice que el granicero es una persona tocada por un rayo, centella o alguna enfermedad, y si sobrevive se cree que adquiere el don de comunicarse con los antiguos dioses y pedirles su intervención para que llueva o se obtengan buenas cosechas.
Son muy respetados en sus comunidades, y en otras culturas son conocidos como chamanes o brujos.
Amuletos contra el mal tiempo
Durante siglos han existido una serie de amuletos protectores contra las tormentas o granizos, que se colocaban en las puertas de algunos hogares o que algunas personas llevaban encima para sentirse más amparados antes las adversidades meteorológicas.
La Cruz de Caravaca (Murcia), por ejemplo, además de representar la victoria de Fernando III el Santo contra los musulmanes, cuenta con una cara B, donde su utilidad principal es un amuleto protector de tormentas.
En el insistente afán por protegerse de las tormentas se ha recurrido a amuletos como las llamadas puntas de rayo. Se trata, en realidad, de puntas de flechas antiguas (incluso neolíticas), pero se creía que eran las puntas de los rayos y daban buena suerte a quien las encontraba y las colocaba en los muros de los establos o en las puertas de los hogares. 
rituales tiempo