Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bisexual y parecida al nenúfar: así era la primera flor de la Tierra

Bisexual y  parecida al nenúfar: así era la primera flor de la TierraHervé Sauquet & Jürg Schönenberger

Fue hace muchos años y a día de hoy, fruto de la evolución, ya no existe. Pero hubo una vez que la primera flor se formó, hace aproximadamente 140 millones de años. No se sabía muy bien cómo era pero ahora, un equipo de científicos han logrado reconstruir su aspecto y características principales. Y ha sido toda una proeza, ya que para conseguirlo se ha hecho la mayor recopilación de rasgos de las flores modernas, resultado de la simplificación de aquel primer modelo.

Según la investigación, publicada en 'Nature Communications' y liderada por el investigador Hervé Sauquet, de la Universidad de París-Sur (Francia), la antigua flor era una planta con órganos florales masculinos (estambres) y femeninos (carpelos), y tenía además múltiples espirales de pétalos organizados en grupos de tres.
"Reconstruimos el ancestro de la flor de angiosperma como bisexual y simétrico, con más de dos verticilos con tres órganos periantos separados cada uno, más de dos verticilos de tres estambres y más de cinco carpelos separados dispuestos en forma de espiral", asegura el equipo en el trabajo.
Por otro lado, "el estudio no solo muestra un retrato más claro de la flor ancestral, sino que también indica que la mayoría de las plantas existentes son el resultado de la simplificación de aquel modelo antiguo durante los primeros 20 millones de años de evolución floral”, explica Sauquet a SINC.
170801_floresexistentes_2
Para obtener estos resultados, los expertos compararon una base de datos que recoge los principales rasgos de las flores actuales, como el sexo funcional de la flor o la posición de los ovarios, con distintos modelos evolutivos de las mismas. Así, consiguieron crear un escenario más preciso sobre la evolución de las plantas con flores, que hoy suponen aproximadamente el 90% de las plantas del mundo, y asentar las bases para futuras investigaciones sobre las angiospermas.