Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El curioso caso del desierto que se ha convertido porque sí en un jardín con flores

Campo de flores contrasteEl Tiempo Hoy / Instagram

Hacía muchos años que en el desierto californiano de Anza-Borrego apenas crecía nada. Hasta esta primavera de 2017, en la que ha surgido un auténtico vergel. De un paisaje árido, en el que la única prueba de vegetación se podía encontrar en algún que otro arbusto espinoso, se ha transformado en cuestión de días en un manto multicolor con más de 20 tipos diferentes de flores. Te contamos por qué se ha producido esta metamorfosis de colores. Tiene que ver con el tiempo.

1. Hace exactamente un año, la imagen de la zona era esta: tierra, asfalto y color marrón era lo único que se divisaba en kilómetros a la redonda:

A windy but lovely day in the neighborhood yesterday. #anzaborrego #theslot

Una publicación compartida de Anza-Borrego Foundation (@anzaborrego) el

2. Pero ahora las cosas han cambiado: parece un cubo de pintura s eha derramado. ¡No te pierdas el vídeo!

I 💟🌱🌻🌼🌸🌷 #superbloom #California #joommieinusa

Una publicación compartida de JoOMMie (@nat.lee) el

3. ¿El porqué? Muy simple: tras cinco años de sequía, esta región ha recibido fuertes rachas de lluvia e intensos rayos de sol. 
4. Et voilà! Amarillo, azul, rosa, verde y otros muchos colores lo han impregnado todo de un rollo muy especial. ¡Una auténtica mina para influencers! La afluencia de turistas ha aumentado considerablemente y los instagramers no han perdido la oportunidad:
5. Hasta la propia NASA se ha hecho eco de esta insólita situación. Comparando la zona por medio de imágenes aéreas, de diciembre de 2016 y de abril de 2017, es más que evidente que existe una alteración. Hace un tiempo parecía casi imposible ver flores en una zona tan árida del suroeste estadounidense como esta. Pero la lluvia no siempre es negativa, y este brote de colorida vegetación lo demuestra. Así lo han recogido los compañeros de Planet Labs. Impresiona, ¿verdad?
Anza-Borrego, antes de las flores
Plano aéreo