Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

‘Big One’: el fenómeno que puede sumergir parte de la costa de California en segundos

big oneeltiempohoy.es

Desde protocolos de acción contra seísmos, sistemas de emergencia especiales en los edificios, materiales resistentes a resquebrajarse, hasta 'camas anti-terremoto'… Parece que está todo controlado en caso de terremoto. Sin embargo, los expertos sismólogos que los habían estudiado al detalle han encontrado un nuevo efecto de los temblores que podrían producir una catástrofe insólita: el 'Big One'.

El misterio de la Atlántida podría tener una explicación. El profesor Matt Kirby y su alumno, Robert Leeper, de la Universidad Estatal de California, han realizado un estudio dentro del Refugio Nacional de Vida Silvestre de Seal Beach, zona poblada de fallas muy activas, y concluyen que el terreno susceptible de terremoto podría hundirse hasta el punto de quedase zambullido bajo el mar en cuestión de segundos: "Es algo que sucedería de forma relativamente instantánea", dijo Kirby en un comunicado
California cumple todas las papeletas para un 'Big One'
La falla de San Andrés, con unos 1.200 kilómetros de largo, ocupa casi todo el estado de California y es de las zonas más activas sísmicamente del mundo. Los sismólogos estiman que, como mínimo, debería darse un terremoto de magnitud grandiosa cada 150 años.
Por este motivo, se ha escogido como muestra el terreno comprendido entre las ciudades de Huntington Beach y Long Beach. De este, se han tomado muestras para conocer los efectos que han generado los seísmos acontecidos. La conclusión es escalofriante: los tres últimos terremotos en fallas cercanas a las afueras de la ciudad de Los Ángeles causaron que parte de la costa al sur de Long Beach cayera en torno al metro de altura.
Kirby señaló que el equipo solo ha podido recolectar muestras de núcleos de suelo relativamente tranquilo, y que esto ha limitado el estudio. Muestras más profundas podrían dar registros sísmicos más antiguos.
big one
*IMAGEN: Inside a CSUF lab, geology graduate Robert J. Leeper prepares sediment samples/ Fuente: CSUF News Center