Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La investigación del incendio que arrasa el pueblo de Canadá se hará con drones

drones incendioReuters

El incendio, que ha arrasado la ciudad más rica de Canadá y ha provocado la evacuación más númerosa de la historia del país, continúa su avance. Un equipo de drones comienza a trabajar este martes para dar con las causas del desastre. 

Este martes comienzan los trabajos de investigación en Fort McMurray, la ciudad devastada por el gran incendio que comenzó hace ya una semana. Aún se desconocen las causas del fuego y, con objeto de averiguarlo cuanto antes, un 'ejército' de drones tomará fotos del terreno. Según Reuters, el gobierno de Alberta tiene un contrato firmado con la empresa Elevated Robotic Services, y ellos serán los encargados de realizar las exploraciones. 
Los drones utilizan cámaras ópticas infrarrojas, ultravioleta y tradicionales para localizar la parte más caliente del fuego y trastrear su origen. Estos objetivos dispararán unas 800 imágenes que serán 'cosidas' posteriormente para el rastreo minucioso de la zona. Este sistema mejoraría la investigación tradicional con helicópteros. Un helicóptero puede tomar fotos a unos 300 metros del suelo mientras que un dron puede aproximarse y capturar imágenes a 30 metros de altitud. 
Estos vehículos trabajarán en coordinación con el resto de tráfico aéreo que controla la zona. Un total de 15 helicópteros, 14 aviones cisterna y 500 bomberos intentan acabar con el incendio que ya ha asolado 200.000 hectáreas y ha provocado la evacuación de 88.000 personas. Se da la circunstancia de que en Alberta se encuentra uno de los yacimientos de petróleo más grandes del planeta y las extracciones han tenido que paralizarse temporalmente. Según autoridades de la región, la extinción puede tardar meses y dependerá en gran medida de las condiciones meteorológicas; ayudaría la llegada de lluvias fuertes pero es algo que, por el momento, no se espera. 
MDSPGL20160510_0011