Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Irma pasa a ser solo una depresión tropical: así ha dejado Miami

Es una imagen que nos resulta familiar, pero por haberla visto en el cine, en alguna película de catástrofes. Un tsunami arrasa las enormes avenidas de la zona financiera de Miami. El viento es ensordecedor. No se ve un alma en la calle. Cada centímetro de lo que vemos es espectral, fantasmagórico. Toda la ciudad parece vulnerable, a punto de ser engullida por el huracán. Casas destruidas, barrios enteros inundados y el mar ganando esta batalla. Esta es la tarjeta de visita que deja Irma en la península dorada de los Estados Unidos. El calentamiento del océano Atlántico es el combustible de los huracanes. Por eso, el tamaño y la extrema violencia de 'Irma' podrían estar relacionados con el cambio climático contra el que Donald Trump parece que no está dispuesto a luchar. Imágenes como las que ha dejado el ciclón podrían dejar de ser algo excepcional.