Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Lloverá si Dios quiere y, si no, moriremos"

Madre etíopeZacharias Abubeker, Save the Children

“Lloverá si Dios quiere, si no, moriremos”, dice una mujer de Workie (Etiopía) cuando los voluntarios de Ayuda en Acción le preguntan por su futuro. Y es que las sequías producidas por El Niño están empeorando de forma preocupante la crisis alimentaria que de por sí sufren los países del Cuerno de África. 

El Niño es el fenómeno meteorológico responsable de calentar el agua del Océano Pacífico, alterando la distribución de precipitaciones, lo que provoca grandes sequías o inundaciones en distintas regiones del planeta. Se trata de una situación que se da periódicamente cada 3-7 años. Sin embargo, este año en África están sufriendo el fenómeno del Niño más fuertes de los que se recuerdan, dando lugar a la sequía más grave de las últimas cinco décadas. Así  lo explica la organización Cáritas en el último informe de situación sobre Etiopía.
Hace más de dos años que las lluvias son prácticamente inexistentes  y tanto el ganado como las cosechas, principales medios de subsistencia en esa zona, se están echando a perder. La situación es especialmente desgarradora en Etiopía, donde más de diez millones de personas se encuentran en riesgo de hambruna.
Ganados dañados
Ayan y sus seis hijos forman una de las familias etíopes  que han tenido que abandonar su hogar en los últimos meses. Han visto como su ganado ha resultado dañado hasta el punto que, de 170 animales que tenían antes de la sequía ahora quedan tan solo 17. “Nuestro ganado ha fallecido y el que queda ha perdido todo su valor. Nadie va a comprarlo”, le cuenta a miembros de Save the Children.
MDSPGL20160425_0001
Este no es un caso aislado, las largas sequías continúan contribuyendo a la muerte masiva de animales de granja con la consiguiente reducción de la producción ganadera. La región etíope de Afar junto con el norte somalí son las zonas dedicadas al pastoreo y la cría de animales más castigadas por este Niño que comenzó en el pasado año.
Escasez de agua
Etiopía no es el único país duramente afectado por los agostamientos, Somalia también se encuentra en un estado de emergencia humanitaria. Hassen, presidente de la gestión del agua de su comunidad declara a Save the Children: “Nunca en mi vida he visto una sequía como esta, incluso los ancianos de nuestra comunidad dicen que nunca han sido testigos de algo así”. Él se encarga de garantizar una distribución equitativa del agua que llega en un camión cada día a su comunidad.
Hassen, además, es padre de nueve hijos que nacieron y se criaron en Denkarone, en la zona de Sitti de Somalia. “No pueden ir a la escuela porque no hay suficiente comida y no pueden concentrarse”, cuenta.
Agricultores sin semillas
La ONG Ayuda en Acción acaban de volver de un viaje por las regiones más castigadas por las sequías (Oromia, Amhara y Tigray) y se han topado con otro problema acuciante para los ciudadanos de Etiopía: la ausencia de semillas y pastos. Es el caso de Abbadi, un agricultor de 50 años que se encontraba arando la tierra con dos bueyes cuando los compañeros de Ayuda en Acción llegaron a su comunidad. Contó como la anterior cosecha se perdió y dejó que sus animales se comieran lo poco que creció, para que pudieran sobrevivir. Ahora, esperanzado en que llueva próximamente, prepara la tierra para la cosecha pero no tiene dinero para comprar las semillas.
Actualmente la producción agrícola y ganadera en Etiopía se ha reducido entre un 50 y un 90%, según el último informe de Cáritas.  “¿Nos mandaréis las semillas, ¿verdad?", dice Abbadi a los voluntarios antes de despedirse.