Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La contaminación hace la vida cada vez más difícil en las grandes urbes chinas

Una espesa niebla cubre la ciudad china de Shangai. La contaminación llega a límites extremos y la imagen es ya algo habitual. Sus habitantes están muy preocupados. "La calidad del aire es terrible. No puedo ver las construcciones cercanas. A veces me molesta la garganta", dice una residente. La situación es tan preocupante que en Pekín se declaró la alerta roja durante varios días. Una alerta máxima que ya ha sido levantada. "Ayer no abrí las ventanas por la polución. Hoy el aire está algo mejor", cuenta otra mujer. Una contaminación asfixiante que hace la vida cada día más difícil en las grandes urbes chinas.