Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tras el Irma, las id√≠licas islas del Caribe ya no son verdes sino marrones ūüĎÄ

islasOperational Land Imager

El¬†hurac√°n Irma¬†ha atravesado el oc√©ano Atl√°ntico y a su paso ha devastado algunas islas del Caribe. Las inundaciones han sido masivas y el paisaje es desolador. Ahora que el hurac√°n se ha ido por completo, se pueden apreciar los da√Īos de lugares como las Islas V√≠rgenes. Los da√Īos, adem√°s de cuantiosos, son numerosos y se pueden ver desde el espacio. Te lo ense√Īamos.

Estas imágenes de color natural, capturadas por el Operational Land Imager del satélite Landsat 8, muestran algunos de los efectos de Irma en las Islas Vírgenes británicas y americanas. La primera fotografía fue tomada el 25 de agosto, antes de que el arrasador huracán pasara por allí.
La segunda, con bastantes diferencias, fue capturada el día 10 de septiembre de 2017, después de que pasara la tormenta. Se encuentran entre las pocas imágenes de satélites relativamente libres de nubes de la zona, hasta el momento.
Las posibles causas de este cambio radical
El color marr√≥n se ha apoderado de la imagen, y tambi√©n de las islas. Se barajan unas cuantas posibles razones de este cambio. Por desagracia, una de ellas puede ser por la desaparici√≥n de la vegetaci√≥n tropical a causa de las rachas de viento de hasta 295 kil√≥metros por hora. Y por ello, el terreno ha quedado totalmente desnudo, sin ese verde especial que las hac√≠a a√ļn m√°s especiales.
irma
La sal también puede ser un atenuante. El huracán absorbía el agua del mar y después podía caer en forma de lluvia. Por ello, la salitre ha podido cubrir y desecar las hojas, y estas pueden permanecer todavía en los árboles. 
Además, Irma pasó por las Islas Vírgenes más septentrionales en la tarde del 6 de septiembre. En ese momento, tenía categoría 5, con vientos de hasta 295 kilómetros por hora, y ha dejado la zona totalmente devastada.