Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bye, bye delfines: Barcelona dejará su show para apostar por otro modelo de zoo

zooeltiempohoy.es

Parece que, poco a poco, nuevos modelos de zoos se imponen. Claro que no se sabe si por amor a los animales o por costes extra que no se pueden asumir. El Ayuntamiento de Barcelona ha acordado renunciar a tener delfines en la ciudad y ha apostado por no construir un nuevo delfinario (con un coste de unos 10 millones de euros), por lo que buscarán un nuevo destino para los seis ejemplares que posee el zoo. Ya tiene ofertas.

Los mínimos marcados por la Asociación Europea para los Mamíferos Acuáticos (EAAM, por sus siglas en inglés) obligaban al ayuntamiento barcelonés a construir un nuevo delfinario, que tendría un coste de unos 10 millones, si quería continuar exponiendo a los animales en su zoo.
Barcelona, que cuenta con delfines desde hace más de 45 años, tendrá que buscar una nueva ubicación a los 6 delfines, 2 de los cuales se encuentran desde septiembre en el parque acuático Oceanográfico de Valencia, y ya tiene 6 propuestas encima de la mesa.
delfin
La teniente de Alcaldía y concejal de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, ha explicado que seguir contando con delfines “no tiene sentido” en el nuevo modelo de zoo por el que apuestan.
Un modelo, ha dicho, educativo, centrado en especies en peligro de extinción o amenazadas, de la misma franja climática, en la divulgación científica y que maximice el bienestar de los animales.
Límite el 31 de diciembre de 2018
El consistorio barcelonés tiene como fecha límite para buscar un nuevo hogar a los delfines el 31 de diciembre de 2018, aunque la concejal ha explicado que intentarán que el proceso sea lo más rápido para evitar el sufrimiento de los animales.
Los técnicos y expertos del Ayuntamiento visitarán ahora los centros que se han ofrecido a acoger a estos ejemplares y los evaluarán en función a criterios de bienestar y sostenibilidad.
Hasta que los delfines no marchen, los visitantes del zoológico de Barcelona podrán seguir viéndolos, aunque desde hace cerca de 2 años los mamíferos no ofrecen espectáculos acuáticos.