Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Polémica: DiCaprio y su viaje contaminante para recoger un premio ecologista

leonardo di caprioeltiempohoy.es

La semana pasada, la estrella de Hollywood Leonardo DiCaprio hizo el trayecto de ida y vuelta desde Cannes a Nueva York en poco más de 24 horas en un jet privado. El motivo que le movía: recoger un premio de la organización RiverKeeper Fishermen’s por su labor en favor del medio ambiente. El actor se olvidó de lo contaminante que resulta el viaje en avión, pero las organizaciones ecologistas no se lo han perdonado.

Leonardo DiCaprio, estrella del cine estadouniense y activista medioambiental, ha vuelto a ser objeto de críticas por su supuesta doble moral. Para acudir a ocasiones en principo tan solidarias como recoger un premio por su labor ecologista en la longeva organización estadounidense River Keeper Fishermen o asistir a una gala benéfica ha decidido hacer uso de su avión privado, el medio de transporte más contaminante que existe, según lo ha contado  la web Page Six. 
Son constantes los discursos abogando por el desarrollo sostenible y el cuidado del medio ambiente por parte de la estrella, así como las donaciones a ONG ecologistas. Entre los acontecimientos más recientes, destacó su manifiesto de alarma ante el cambio climático durante su discurso de agradecimiento al recoger el Oscar al Mejor Actor por El Renacido
Sin embargo, tal y como han denunciado colectivos ecologistas el estilo de vida del actor no entra en los parámetros de una persona realmente concienciada con el medio ambiente. Su viajes en yate y avión privado son un ejemplo de estas denuncias. 
Se calcula que viajar en avión supone emitir 0,3 gramos de CO2 por kilómetro, por lo tanto, el viaje que realizó la gran estrella ecologista supuso casi cuatro toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera.