Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fiebres, dolores... y hasta la muerte: el cambio climático traerá a España la enfermedad del Chikungunya

fiebre chikungunyaeltiempohoy.es

De todas las consecuencias que puede traer el cambio climático, la aparición de nuevas enfermedades es una de la que más nos afectará. Esta conclusión no es nueva, ni se trata de un pronóstico a futuro. Ya conocemos casos de infecciones por el virus del zika o el ébola. Ahora, también podría llegar la fiebre chikungunya. La buena noticia es que no es tan letal como las otras dos (solo en personas mayores puede conducir a la muerte). La mala, que sus síntomas pueden convivir en nuestro cuerpo durante años… e incluso para siempre. Fiebre, dolores articulares, musculares, y cabeza, náuseas, cansancio y erupciones cutáneas son algunos de los efectos de esta enfermedad vírica. ¿Cuándo podría llegar a la península?

Los científicos no tienen buenas noticias, y eso que, para su estudio, han elaborado dos modelos (a cada cual más apocalíptico): en uno, el cambio climático progresará moderadamente y la temperatura global promedio aumentaría en 2,6 grados para el año 2100 en comparación con los tiempos preindustriales.
Sobre esta base, los cálculos apuntan a una tendencia general que hará que las condiciones climáticas en todo el mundo sean más favorables para las infecciones por Chikungunya (y este es el modelo optimista). 
En el segundo escenario, el cambio climático se dejará sin control. El resultado: 4.6 grados celsius más en todo el mundo en 2100 comparado con los tiempos preindustriales. Es en este donde las regiones con alto riesgo de Chikungunya crecerían notablemente. Y eso incluye a los países del sur de Europa (España entre ellos), así como a los Estados Unidos.
"Debido a que aún no hemos desarrollado una estrategia global que reduzca efectivamente el cambio climático, este último escenario parece ser más probable que el otro. En las latitudes templadas, el riesgo de infección por Chikungunya puede alcanzar niveles incluso mayores que la proyección dada en el segundo escenario", dijo el profesor Carl Beierkuhnlein, director del estudio.

En las latitudes templadas, el riesgo de infección por Chikungunya puede alcanzar niveles incluso mayores que la proyección dada en el segundo escenario

Carl Beierkuhnlein, de la Universidad de Bayreuth (Alemania)

Por eso, las consecuencias del estudio, publicadas en 'Scientific Reports' y realizadas por investigadores la Universidad de Bayreuth (Alemania) y de Estocolmo, son claras: incluso si el cambio climático sólo progresa moderadamente -como los científicos están observando actualmente- el riesgo de infección continuará aumentando en muchas regiones del mundo hasta finales del siglo XXI. 

¿Qué está detrás de la fiebre Chikungunya? 
Son el mosquito tigre asiático y el mosquito de la fiebre amarilla los que infectan a los humanos con el virus Chikungunya. El clima afecta la propagación del virus de dos formas. En primer lugar, desempeña un papel crucial en la distribución geográfica de los mosquitos, que sólo pueden prosperar a largo plazo si la temperatura y los niveles de precipitación son lo suficientemente altos.
En segundo lugar, el virus se replica especialmente rápidamente en el cuerpo del mosquito si la temperatura ambiente es alta y se mantiene constante durante el transcurso del día. Por esta razón, el riesgo de infectarse con el virus Chikungunya se ha limitado hasta ahora a regiones tropicales de África, Asia y América del Sur.
¿Qué regiones salen 'ganando'?
"La gente ya ha sido infectada con Chikungunya en Italia, Francia y Florida, sin embargo, estos casos son todavía demasiado raros para jugar un papel significativo en nuestro modelo. El potencial climático de nuevas enfermedades en el sur de Europa y los EE.UU. está probablemente subestimado", explicó Stephanie Thomas, investigadora de biogeografía en Bayreuth.
Según las predicciones del equipo, el riesgo de Chikungunya sólo es probable que disminuya ligeramente en dos lugares: India y en el extremo sur del Sahara. ¿La razón? Las condiciones en esos lugares podrían llegar a ser incluso demasiado extremas para los mosquitos.