Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estalactitas y estalagmitas, ¿cuáles son las de arriba y cuáles las de abajo?

estalactitaseltiempohoy.es

Cuando hiela -como ha ocurrido en el Norte de España durante las últimas semanas- tenemos la mala costumbre de llamar ‘estalactitas’ a los conos de hielo que vemos en los edificios, en los árboles o colgando de las rocas. Que no. Que no son estalactitas. Estas formaciones se llaman ‘carámbanos’ y, aunque tienen la misma estética, no tienen la misma composición. Cuando ya sabemos reconocerlas, tampoco diferenciamos muy bien cuáles son las estalactitas y cuáles son las estalagmitas. ¿Por qué nos liamos tanto?

Vamos por pasos. Ahora que ya hemos aclarado que los carámbanos son pedazos de hielo en forma de cono, vamos a distinguirlos de las estalactitas. La principal diferencia es que éstas no se encuentran por la calle, ni cuelgan de lugares comunes, sino que sólo se forman en cuevas o cavernas.  El origen de dichas cuevas determinará su composición pero, por lo general, son de carbonato cálcico.
carambanos
El proceso científico es el siguiente: El contacto del dióxido de carbono presente en el agua con la roca produce una reacción química que genera carbonato cálcico. Esta sustancia es muy soluble en el agua y, cuando se mojan los techos de las cuevas o cavernas, comienza a tomar formas concretas: las estalactitas.
La dirección que toman es hacia abajo, por lo que aquí tenemos la primera respuesta a nuestra gran pregunta: Las estalactitas son las que caen desde arriba. Lo podíamos haber adivinado tan sólo con descifrar su etimología, pues ‘estalactita’ proviene de ‘stalasso’, que significa 'goteo' y sólo puede gotear aquello que está por encima.
Por el contrario, ‘estalagmita’ proviene de ‘stalagmito’, que significa ‘gota’, por lo que podemos decir que son una consecuencia y efecto de las estalactitas, sin las cuales, no existirían. Su proceso de formación es igual al de sus madres pero en el sentido inverso. Nacen en el suelo por las gotas de agua que caen sobre la roca (provocando la calcificación) y también toman formas concretas, en este caso, hacia arriba.
El resultado de este fenómeno natural es de una belleza espectacular.
estalactitas 2