Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Melomys Rúbica, la primera especie que se extingue por culpa del cambio climático

MELOMYSeltiempohoy.es

Los Melomys Rúbica son (o eran) una variedad del ratón que, desde 1845, habitabna en una isla de la Gran Barrera de Coral australiana (también en peligro). Por desgracia, debido al aumento del nivel del mar que ha provocado el deshielo de los polos, el Gobierno de Queesland ha determinado que esta especie de mamíferos se ha extinguido.

Eran cientos los melomys que ocupaban a isla de Cayo Bramble. En el año 2014, después de darse cuenta de que no se veía ningún ejemplar desde 2009, el departamento de Medio Ambiente de Queensland se trasladó a la zona para realizar un estudio de rastreo. Para hacerlo, emplearon más de 60 cámaras de visión nocturna y se realizaron búsquedas a plena luz del día durante una semana. Pasado este período, en el que no encontraron ninguna señal de su supervivencia, entendieron que se habían extinguido.
La razón de su completa desaparición se achaca –según el informe del departamento-  a los daños colaterales del cambio climático. La subida del nivel del mar –provocada por el deshielo que genera el calentamiento global- ha causado numerosas inundaciones en las zonas bajas de la isla, por lo que los melomys habrían ido muriendo, sucesivamente, por ahogamiento.
El dugongo y la gran tortuga verde de Oceanía, en peligro de extinción
El trágico destino de los melomys también amenaza a otras especies de la barrera de coral australiana, por el propio sufrimiento de ésta. El
Gran tortuga verde en peligro
aumento de la temperatura de los océanos están dañando los colares y, por lo tanto, el ecosistema de otros animales como el dugongo o la gran tortuga verde de Oceanía. 
La única buena noticia medioambiental que tenemos es que el agujero de la capa de ozono se ha reducido notablemente (ha encogido 4 millones de Kilómetros cuadrados). Sin embargo, todavía hay mucho que hacer.