Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aunque no lo creas, comiendo fabada ayudas a frenar el cambio climático

FABADAeltiempohoy.es

Cada día son más las noticias que tienen que ver con el cambio climático y las graves transformaciones que está sufriendo nuestro planeta a consecuencia de él. Muchos intentamos poner nuestro granito de arena para frenar esta situación no cogiendo el coche, utilizando más la bicicleta, ahorrando energía y reciclando, pero ahora un nuevo estudio nos plantea un nuevo hábito para mejorar el planeta: cambiar la carne de vacuno por las fabadas en nuestra dieta.

La investigación se centra, sobre todo, en los objetivos marcados por la Conferencia de las Naciones Unidas celebrada en París en 2015 para Estados Unidos. Según los resultados, publicados en la revista 'Climatic Change', si todos los americanos adoptaran este hábito, se podría reducir entre un 50 y un 75% las cifras de emisiones acordadas para el año 2020. ¿Es o no es para tomárselo en serio?
Los resultados se han obtenido gracias al trabajo coordinado de diferentes universidades de Estados Unidos, y liderado por Helen Harwatt, de la Universidad de Loma Linda (California). La investigadora, a raíz de los resultados, no propone la eliminación radical del consumo de vacuno por legumbres. En su lugar, cree que deberíamos comer análogos de carne que "parezcan y tengan un sabor como esta carne, pero con un impacto climático menor” dado que "la escala de las reducciones en las emisiones de gases de efecto invernadero necesarias no nos permite el lujo de seguir los patrones de consumo 'normales'", puntualiza a través de un comunicado.