Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los contenedores de vidrio tendrán una segunda vida... ¡como refugios!

Los contenedores de vidrio tendrán una segunda... ¡como  refugios!Ecovidrio

Los clásicos 'iglús' de reciclaje de vidrio podrán tener una nueva usos una vez acabada su vida útil gracias a un acuerdo entre la Universidad CEU San Pablo y Ecovidrio. Los contenidos se podrán destinar a la ayuda humanitaria, la educación infantil y la agroganadería.

Los alumnos de proyecto de fin de carrera y de quinto de Arquitectura de la Universidad CEU San Pablo propusieron a Ecovidrio más de 50 ideas. En total, fueron seleccionados tres proyectos para dar una nueva vida a los contenedores de reciclaje verde.
La primera idea consiste en transformar los contenedores de vidrio en refugios móviles para aves y depósitos para obtener obtener abono ecológico. Serían dos partes diferenciadas e independientes entre sí: el corral de picoteo y el cobertizo. Ideal para ganaderos y agricultores.
El segundo proyecto se centra en la ayuda humanitaria. Propone transformar los contenedores de vidrio en infraestructuras que sirvan como soluciones temporales necesarias. También se podrían utilizar como refugios de montaña en caso de emergencia y como puestos de vigilancia de nuestro ecosistema para naturalistas. En su primera vida ayudaron a la naturaleza reciclando y en su segunda vida ayudarán a defender los ecosistemas naturales.
Tres propuestas
La tercera propuesta consiste en darle uso como equipamiento lúdico para los más pequeños. Estos contenedores transformados podrían ubicarse en espacios públicos, colegios, hospitales y restaurantes, diseñados para garantizar el entretenimiento, la diversión, la seguridad y el aprendizaje de niños y niñas. Una buena forma de 'enganchar' a los niños al reciclaje.