Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Tienes una garrapata? ¡Que no cunda el pánico! Esto es lo que (no) debes hacer

garrapataeltiempohoy.es

La aparición de los dos casos de fiebre hemorrágica Crimea-Congo este verano (uno de ellos mortal) puso la lupa sobre estos parásitos, unos grandes conocidos en las zonas rurales españolas. Ahora, Sanidad alerta de que se han detectado en los campos de Madrid, Castilla-La Mancha, Extremadura y Castilla y León, garrapatas infectadas con este virus. Las garrapatas, que proliferan durante el verano por el calor, son más abundantes en espacios donde hay ganado (sobre todo ovejas) y es muy común que, si has hecho alguna ruta entre vegetación media, te traigas incrustado a casa algún que otro 'lunar' extra con patitas. ¿Cómo actuar? Los remedios de abuela no siempre valen.

Los expertos están de acuerdo. La garrapata que provocó el verano pasado la muerte en España por fiebre hemorrágica Crimea-Congo fue "un caso aislado", tal y como confirmó Salvador Pastor, especialista del área de medicina preventiva y salud pública del Hospial Nuestra Señora de Gracia de Zaragoza. No solo eso, sino que la probabilidad de que se repita "es bajísima". 
Parece sin embargo que "estaba previsto que se produjera algún caso", puesto que "ya se habían detectado virus que causan la  la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo de la garrapata en los ciervos extremeños", que vinieron, a su vez, de aves migratorias. En cualquier caso, Pastor asegura que es "algo aislado" y "no puede ser motivo de alarma". 
Dicho esto, son muchas las enfermedades y de variada gravedad las que pueden transmitir las garrapatas, como borreliosis (enfermedad de Lyme), rickettsiosis (fiebre botonosa) o erchlichiosis. Lo cierto es que cualquier garrapata entraña en sí misma un riesgo, ya que puede traer fiebre alta, mareos, alucinaciones, etc., si no se detecta y se extrae a tiempo.
"En realiadad la garrapata no produce infección, pero sí es un vector, un vehículo, muy potente. Si la garrapata se infecta por una bacteria o virus, como es el último caso, la propia garrapata lo transmite al 'picar' a un humano. Podría suceder si ha estado, por ejemplo, en un perro enfermo y luego te 'muerde' a ti", explica Maria Molina, catedrática de Microbiología de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid (UCM).
A lo largo de la historia, han existido varios métodos 'de la abuela' para quitarte en casa estas molestas compañeras de viaje, si bien todas las fuentes consultadas recomiendan acudir al centro médico más cercano. "Ante todo, lo hay que hacer es acudir al hospital. El médico sabrá exactamente cómo extirpar al animal", aconseja Pastor. Repasamos los métodos y sus contraindicaciones:
  • Echar vaselina, aceite, petróleo o esmalte de uñas encima
Mal. Se trata de uno de los métodos más 'caseros'. La idea es dejarla sin oxígeno, pero acaba siendo contraproducente, ya que se enterrará más en la piel y costará más extraerla completa. Esa especie de película alrededor de la garrapata que intenta impedir que respire, lo que hace es acelerar la regurgitación de sangre. 
  • Acercar un cigarro encendido
Mal. Idéntico resultado. La garrapata no se quedará sin oxígeno, sino que intentará 'huir' hacia el interior de tu piel.
  • Intentar cortarla con una tijera
Mal. Puedes hacerte daño y dejar restos peligrosos.
  • Usar unas pinzas
Según el portal Madrid Salud, sería lo efectivo si no tienes un médico cerca: "usar unas pinzas de punta fina para agarrar la garrapata cerca de su cabeza o de la boca teniendo la precaución de usar guantes, tirar del parásito hacia fuera con un movimiento lento y firme, no aplastarla ni desgarrarla, y lavar posteriormente la zona con agua y jabón".