Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Revés en la lucha contra el agujero de la capa de ozono: un gas está impidiendo su cierre

capa ozonoeltiempohoy.es

Aunque en los últimos años se han identificado las "primeras huellas de curación" de la capa de ozono en la Antártida, un gas amenaza con retrasar el cierre del agujero en el continente helado, según un estudio publicado en la revista 'Nature Communications'. No tiene color pero se utiliza como disolvente y limpiador de componentes electrónicos, entre otros. El llamado diclorometano 'ataca' duramente al ozono, pero siempre se ha menospreciado su poder destructor. Hasta ahora. 

En 1987 numerosos países firmaron el Protocolo de Montreal para reducir las emisiones de clorofluorocarbonos (CFC), un conjunto de gases utilizados en frigoríficos y aerosoles que contribuían a destruir el ozono atmosférico, especialmente en la Antártida, donde en los años 80 se descubrió un agujero en la capa de ozono.
Pero entre los gases prohibidos por el Protocolo de Montreal no se incluyó al diclorometano porque, aunque también 'ataca' al ozono, debido a su corta vida media despreciaron su poder destructivo. Hasta ahora. En el estudio, liderado por la Universidad de Lancaster (Reino Unido), se resalta que este gas utilizado como disolvente industrial, cuya presencia en la atmósfera se ha duplicado entre 2004 y 2014, va a retrasar la 'curación' de la capa de ozono.
capa de ozono
En conclusión: si no hacemos nada y no dejamos de producir diclorometano, el cierre de la capa de ozono se pospondrá. Sin el diclorometano, las estimaciones científicas calculan que la capa de ozono se regenerará a sus niveles de 1980 para el año 2065. Este nuevo estudio calcula que, con él, tardaríamos entre cinco y al menos treinta años más, según el nivel de emisiones futuras.
Las buenas noticias es que al ser el diclorometano un gas que 'muere' rápidamente, una reducción rápida y repentina de sus emisiones podría evitar el retraso en la curación de la capa de ozono. Si pudimos hacerlo en los años 80 con los clorofluorocarbonos, podremos hacerlo con el diclorometano.