Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La sequía ya se nota: los embalses tienen una cuarta parte menos de agua que hace un año

La pérdida de agua en el embalse de Entrepeñas deja sobre el fango la bomba que lleva agua potable al pueblo de Sacedón (Guadalajara). Lo que era la lámina de agua en enero es hoy pasto de las ovejas. Los barcos apenas navegan y a orillas de Entrepeñas recuerdan que el turismo daba vida a la economía. El Gobierno de Castilla-La Mancha culpa de la sequía a la falta de lluvia y a los trasvases al Levante. La penuria hídrica preocupa también en la cuenca del Segura, al 25 por ciento de su capacidad, con embalses que se secan como el alicantino de la Pedrera.