Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Qué peligro de toxicidad tiene la explosión de Arganda? Hablamos con expertos

efeeltiempohoy.es

Una columna de humo de 10 metros de alto, desalojos de centros educativos, paralización de la actividad en las fábricas y treinta heridos (tres de ellos, graves). Esta es la situación en el polígono Brondo de Arganda del Rey, en Madrid, tras las explosiones producidas esta mañana en Requimsa, una empresa de reciclaje de disolventes. Por el momento, el Gobierno de la Comunidad de Madrid está reunido en un gabinete de crisis y se están recopilando datos sobre la calidad del aire para saber cuál es la gravedad real del asunto. Si bien los primeros resultados parecían favorables, algunos expertos, desde la mayor prudencia y a la espera de obtener nuevas informaciones, ya adelantan que el problema podría ser peor de lo esperado. 

*Imagen: EFE
Cuando hablamos de metales pesados hablamos de compuestos que, si bien varían en su peligrosidad, pueden llegar a ser extremadamente tóxicos. Carmen Sanmartín, catedrática de química orgánica de la Universidad de Navarra, ha insistido a 'El Tiempo Hoy' en que la empresa, Requimsa, no tiene publicados en su web "de qué tipo de disolventes se trata" y, por tanto, "no se puede saber con exactitud hasta qué punto son perjudiciales".
Sin embargo, está casi convencida de que, dado el aspecto de la nube negra de humo, ahí podrían estar presentes "compuestos aromáticos y halogenados, dos elementos altamente tóxicos que, sin siquiera arder, son cancerígenos". Por eso, las consecuencias pueden ser catastróficas si se tiene en cuenta que sus efectos se agravan si se produce un proceso de combustión como, en este caso, una explosión.
bidnes
Ante la incertidumbre, Francisco José Ramírez, miembro de Ecologistas en Acción y testigo presencial del suceso, ha recordado a 'El Tiempo Hoy' que no es buena idea fiarse de los primeros resultados obtenidos por los centros de medición de calidad del aire. Se trata de "metales pesados que no se pueden medir" y el alcance, por tanto, podría ser mayor.
Sanmartín también ha añadido que es necesario "hacer un seguimiento de los parámetros ambientales y, en base a eso, ir decidiendo qué medidas tomar". Uno de esos parámetros ambientales es la propia meteorología, que será decisiva en las próximas horas para el desarrollo de la columna de humo y de la perdurabilidad de los compuestos en el aire: "si hay lluvia quizá sea más fácil que se reduzcan los riesgos, pero se complicaría si esa nube contiene óxido de nitrógeno y azufre, los elementos que dan lugar a la lluvia ácida".