Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡De 20 metros de alto! Así es la ola gigante registrada en el Pacífico

OlaEl Tiempo Hoy

¡Buenas noticias para los amantes del surf! Los científicos de Nueva Zelanda se han quedado con la boca abierta al avistar una de las olas más altas de la historia. Al menos, según lo registrado hasta la fecha. 19,4 metros de agua vertical aparecieron por sorpresa y durante 17 segundos en una de las zonas más remotas del país. Todo un hito que hace que los estudiosos del comportamiento de los mares estén muy pendientes de lo que pueda suceder a partir de ahora en los océanos del hemisferio sur del planeta. 

Tom Durrant, trabajador de MetOcean Solutions, habla de esta como "una de las olas más grandes que se han registrado en el hemisferio sur". Pero esto aún es muy difícil de cuantificar. Esta área no ha sido especialmente explorada en cuanto a lo mareomotriz. Y la bolla que ha medido este evento marítimo está prácticamente a estrenar. Ahora solo queda estar pendiente de futuros fenómenos que confirmen si realmente estamos ante un récord histórico. El tiempo lo dirá.
Los científicos neozelandeses están encantados con los datos que están recogiendo en esta zona. "La bolla está haciendo registros detallados en condiciones extremas en los océanos del sur, una región donde no existen instrumentos de medición", apuntan en un comunicado. Porque aunque sea una región en ocasiones olvidada, su trabajo está aportando grandes avances con respecto al comportamiento de los oceános y su relación con la atmósfera. 
Hasta ahora, la ola más alta de la historia se habría producido en 2013, entre Islandia y Reino Unido. Su tamaño máximo, en torno a los 25 metros, sería equivalente al de un edificio de seis pisos. Y afortunadamente no había nadie cerca que sufriese las consecuencias.