Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Calorazo o fresquito: ¿qué tiempo nos espera en Septiembre?

¿Septiembre de calorazo fresquito? Te lo contamoseltiempohoy.es

¡El verano está siendo de locos… hasta ahora! Unos están temblando solo de pensar que el mes de septiembre siga siendo igual de caluroso que este verano tórrido, con máximas de 40 o más en Córdoba, Jaén o Badajoz. Y otros, en el norte, están deseando que el calor decida instalarse al menos unas semanas para despedir la estación en condiciones. En resumen: hemos tenido de todo, pero extremo. ¿Y ahora qué?

¿Qué tiempo podemos esperar en septiembre? ¿Lloverá a gusto de todos? Si tenemos en cuenta los últimos septiembres, no podemos esperar muchas lluvias. Pero, ¿en todo el país o solo en algunas zonas?
Lo primero que hay que señalar es que septiembre, como abril, son meses muy impredecibles: en estas épocas, la atmósfera está en transición del verano al invierno, con lo que los modelos pueden dar un vuelco en pocas horas. Es decir, todo indica que la meteorología va hacia buen tiempo, por ejemplo, pero un factor añadido de última hora puede cambiar por completo la situación. A eso hay que añadir el raro comportamiento del chorro polar este verano. Con estos factores esto es lo que podemos esperar…
20799877_1999616563602750_8413172426003946977_n
Previsión estacional para el otoño 2017
EL TIEMPO HOY - Lluvias Flickr
Septiembre cálido, ¿pero con tormentas fuertes?
Al menos así podría ser en el interior, sur y Mediterráneo (intercalado con episodios de lluvias muy fuertes o gotas frías). La previsión estacional para los meses de verano, a principios de junio, ya apuntaba a un final de verano que podría ser cálido. Por el momento, son solo estimaciones basadas en la evolución de los últimos años, pero van cobrando fuerza.
Cada vez veranos más largos
Lo que dicen esas previsiones es que, como consecuencia directa del cambio climático, el verano tiende a dilatarse: cada vez empieza antes y termina más tarde con un desfase de hasta 15 días. Si las previsiones no fallan es probable que tengamos verano para rato en buena parte de la Península, Canarias y Baleares.
Cabe recordar que el año pasado, cuando dábamos por acabado el verano, nos sorprendió una intensa ola de calor que batió todos los récords para un mes de septiembre. No podemos saber si nos volvería a sorprender, aunque no sería descartable teniendo en cuenta que en toda Europa llevamos ya cinco en lo que de verano.
Al menos, podemos consolarnos con una última semana de agosto más suave con lluvias y tormentas en el interior y el sur peninsular para aliviar el episodio de calor que nos ha acompañado desde el puente de agosto.
Además, el calor ha sido tan intenso y, en zonas de costa el agua está tan recalentada que a poco que empiece a entrar aire frío (a causa del chorro polar) podrían desencadenarse tormentas muy fuertes.
Sequía a pesar de las gotas frías
Pero esas tormentas no serán capaces por sí solas de acabar con la sequía. Los modelos estacionales, como el de AccuWeather, señalan a un otoño, e inicio de estación, seco con pocas precipitaciones y temperaturas más altas de lo normal.
EL TIEMPO HOY - Playa Cantabrico Flickr
¿Y en el norte? ¿Seguirá lloviendo?
Septiembre siempre ha sido un buen mes para viajar al norte y gozar de sus playas. El verano suele llegar al Cantábrico cuando en el resto empezamos a despedirnos de él, pero este año nada está asegurado, sobre todo después de un verano tan inestable.
El chorro polar es el responsable de que el Cantábrico se haya visto privado de temperaturas veraniegas durante la mayor parte de los meses de julio y agosto. Sin embargo, los modelos estacionales que anuncian un otoño con pocas precipitaciones en el interior vaticinan lo mismo para el Cantábrico a medio plazo.
¿Qué pasará en las próximas semanas?
Es complicado saberlo a ciencia cierta porque, a corto plazo, los modelos insisten en volver a obligarnos a sacar el paraguas y seguir con la chaqueta a mano. 
Un nuevo descuelgue del chorro polar es el responsable de que agosto y el arranque de septiembre, al menos, vuelvan a ser lluviosos o inestables. De haber ratos de sol, estos no serán muchos. Para quienes quieran huir de las altas temperaturas, desde luego que el Cantábrico va a ser su paraíso con valores no superiores a los 20 grados en ningún caso en las costas y poco más en el interior.
La incógnita está en saber si septiembre seguirá así. Todo dependerá de cómo se comporte el chorro y, por supuesto, de saber si los modelos anteriores no fallan y el tiempo se torna más seco.