Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

No siempre van a ser las malas: ocho cosas en las que las medusas pueden ayudarte

Medusaseltiempohoy.es

Son siempre las villanas de nuestras costas por las terribles picaduras que van dejando año tras año, pero las medusas están para algo más que para dar sustos (debes aplicarte hielo y no aclarar con agua dulce, por cierto). Seguro que te suena que se pueden comer pero... ¿sabías que algunas pueden volver a nacer y tienen la llave de nuestra propia inmortalidad? ¿Y que ayudan en la lucha contra el cáncer, en el suministro de medicinas y la agricultura? Repasamos los superpoderes del ser más gelatinoso de tu verano.

Conocidas como 'aguamalas' o 'malaguas', las medusas tienen muy mala fama por lo urticante de sus picaduras y las plagas veraniegas a las que nos tienen acostumbrados y de las que este año parece que nos vamos a librar (al menos masivamente). Pero no es su única faceta. En 'El Tiempo Hoy' elaboramos una lista de ocho ventajas que las medusas, esos animales marinos de la familia de los celentéreos, pueden traerte. 
Medusas
  • Se comen (y son muy nutritivas)
Saben a alga y tienen un olor muy fuerte a mar. Las medusas como alimento es algo bastante habitual en Asia, donde acompaña a ensaladas o son ingrediente de galletas o pasta. Es lógico; las medusas se componen en un 95 por ciento de agua, y el resto son principalmente proteínas libres de lípidos, carbohidratos y colesterol, por lo que son un alimento saludable. De hecho, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ya lo ha repetido varias veces: hay que comer más medusas para evitar la superpoblación de esta especie (que acarrea a su vez la desaparición de peces) en el Mediterráneo y en el Mar Negro. Eso sí, antes de cocinarlas hay que dejarlas secar durante un mes.
  • Forman parte de tus cremas
Las medusas tienen una alta concentración de colágeno, una proteína muy utilizada en la fabricación de cosméticos por dar consistencia y elasticidad a la piel. Hasta el momento, el colágeno se ha obtenido mayoritariamente de subproductos de la industria cárnica, pero el temor a la transmisión de enfermedades como la encefalopatía espongiforme bovina o enfermedad de las vacas locas ha llevado a buscar fuentes de origen marino que no presentan este riesgo. En la actualidad, existen varios estudios que investigan su potencial en la industria cosmética.
Medusas
  • Valen como abono del huerto
La empresa biotecnológica 'Bionaturis' realizó un estudio en el que se analizaban las distintas utilidades en la industria de las especies de medusas más abundantes en la costa andaluza. No solo encontraron que algunas de las nuestras eran comestibles, sino que, además, podían también emplearse como pienso para animales y abono para la agricultura.
  • Sirven de refugio para algunos peces: un amigo es un amigo
Algunos organismos se refugian en las medusas a modo de paraguas. Entre sus tentáculos, viajan cobijadas las crías recién nacidas de bogas y seriolas. Además, algunas medusas tienen camarones entre sus tentáculos, que las liberan de los parásitos.
  • Sus aguijones, un prometedor suministrador de fármacos
Amit Lotan, el inventor de la crema solar que evita las picaduras de medusa, está investigando cómo hacer de los aguijones de este animal un suministrador de fármacos. Dado que las picaduras de las medusas se producen por la inyección simultánea de un millón de agujas por cada centímetro de piel, se cree que los inyectores también pueden utilizarse para aplicar fármacos, pues penetran muy bien en la piel. 
Medusas
  • Podrían tener el secreto de la inmortalidad
Descubierta en las aguas de Portofino, en Italia, en 1988, la Turritopsis nutricula tiene el 'superpoder' de volver atrás en su ciclo vital gracias a un proceso celular denominado transdiferenciación. Es decir, que si fuera una mariposa, podría volver a ser gusano y luego crisálida para nacer otra vez. Ahora, el científico japonés Shin Kubota investiga esta medusa en Kioto, ya que considera que entender este proceso de inmortalidad podría alargar la vida humana. 
  • Su luz, una herramienta fundamental en el microscopio
Tienen un gen que codifica la proteína verde fluorescente, muy utilizada por la comunidad científica como herramienta para marcar con luz las estructuras en las células y así poder seguirlas a través del microscopio. Esta proteína (conocida como GFP) fue descubierta en 1961 por científico Osamu Shimomura mientras estudiaba una medusa y el hallazgo desembocó en el Premio Nobel de Química de 2008.
  • Inspira el diseño de inventos innovadores
Desde 'medusas electrónicas' que cazan células cancerígenas hasta drones que emulan el movimiento de estas, estos animales inspiran la creación de instrumentos de muy diverso tipo. Sus particulares mecanismos pueden ser aplicados para mejorar la eficiencia energética (si reproducen su movimiento) o para capturar células con unos tentáculos similares.
Medusas