Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Si vas de vacaciones a este volcán podrás enviar WhatsApps... ¡Tiene WiFi!

Volcán Masayaeltiempohoy.es

El Internet de las Cosas igual vale para programar el aire acondicionado que para ponerte la lavadora en un momento. En general, se trata de la instalación de sensores en cualquier sitio para tener un control de este. Ahora, esta utilidad ha sido llevada a sus máximas consecuencias con la instalación de 80 sensores dentro de un volcán para estudiar su actividad, de manera que puedan prever una situación de emergencia con antelación, como una erupción. Para ello, el impulsor tendrá que descender 365 metros por el cráter. 

El Gobierno de Nicaragua se toma muy en serio lo del Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés). El volcán Masaya, situado la capital del país, tendrá 80 sensores más gracias a una iniciativa impulsada por el documentalista Sam Cossman y a la colaboración General Electric. En un ambiente caluroso, a 50 grados centígrados, rodeados de gases como dióxido de carbono y poco oxígeno, Sam Crossman, cineasta de National Geographic y el exastronauta de la NASA, Scott E. Parazynski, han conseguido llegar al nivel cero del cráter Santiago.
Según ha indicado Crossman en un comunicado, "para llevar a cabo la instalación tenemos que bajar a la profundidad del cráter, usando tecnologías de cables especiales", y ha añadido que, si consiguen instalar todo el equipo y que funcione correctamente, tendrán uno de los sitios más avanzados en el monitoreo volcánico.
Con estos sensores se podrán registrar en tiempo real diversos parámetros ambientales, como la temperatura, la gravedad, la presión atmosférica y la variedad de los gases, entre ellos el dióxido de carbono y el sulfuro de hidrógeno y la plataforma tendrá capacidad para predecir si el volcán podría entrar en erupción.
Los sensores contarán con una conexión inalámbrica a Internet para remitir los datos que registre en tiempo real hasta una base de datos abierta llamada Predix, que es propiedad de la empresa General Electric, colaboradora de la iniciativa aprobada por el gobierno de Guatemala. La información recopilada será de acceso público, de manera que cualquier persona podrá consultar las mediciones.
Además de esto, Crossman espera grabar paralelamente un documental del lago de lava del volcán. Hasta ahora, han ido publicando en las redes sociales algunas imágenes como estas: