Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ahora que ataca el calor, ¿es mejor ducharse por las mañanas o por las noches?

duchaseltiempohoy.es

Con la llegada de la primera ola de calor del año, con temperaturas extremas día y noche, lo normal es que nos duchemos más para mantenernos frescos. Pero ¿hasta qué punto es bueno? ¿Están permitidas las duchas refrescantes a discreción en los meses más calurosos? Y si tenemos que elegir, ¿sería mejor ducharse por las mañanas o por las noches? Hablan los expertos y sentencian: lo importante no es cuándo sino cómo. Es decir, duchas cortas a temperaturas templadas y con productos respetuosos para la piel.

Para respondernos a estas cuestiones hemos acudido al dermatólogo y experto de Doctoralia, Adrián de Quintana, quien nos asegura que “ducharse por la mañana o por la noche va a depender fundamentalmente de nuestras preferencias personales y de nuestros horarios dado que, desde el punto de vista de nuestra piel, no existe evidencia científica que apunte a una opción mejor que otra”.
Más importante que el cuándo, es el cómo. Como explica De Quintana “por ejemplo, el agua no debe estar a una temperatura extrema (ni muy fría ni muy caliente), la ducha no debe ser excesivamente larga ya que esto podría incrementar la sequedad de nuestra piel y por último, debemos usar jabones respetuosos con nuestra piel”.
El mito de las dos duchas
En gran parte de la sociedad existe la creencia de que ducharnos más de 3-4 veces por semana puede ser perjudicial para la piel, o hacer que se nos caiga más el pelo. Mito desmontado “dicha creencia no está justificada y no hay ningún problema en ducharnos a diario (e incluso 2 veces al día)", asegura Adrián de Quintana.
Mejor de noche
Como hemos dicho anteriormente, desde el punto de vista cutáneo nos va a resultar indiferente ducharnos por la mañana o por la noche. Sin embargo, como apunta el dermatólogo Adrián de Quintana, “ducharnos por las noches e incorporarlo dentro de nuestra rutina diaria, puede ayudarnos a inducir el sueño, por lo que si eres una persona con trastornos del sueño sería lo ideal. Es interesante también mencionar que en bebés se ha comprobado que el baño hacia la parte final del día ayudaría no sólo a mejorar su sueño, sino también fortalecería el vínculo materno-filial.”
duchas
Que la ducha no estropee tu piel
Por supuesto el agua y su procedencia juega un papel fundamental en las duchas que nos demos. El doctor José Carlos Moreno, jefe del servicio de Dermatología del Hospital Reina Sofía de Córdoba, indica que "en los lugares costeros, como Málaga, el agua es un potente cóctel de calcio y cal y la piel se reseca mucho. En el interior de la península o en el Norte de España, sin embargo, el agua es más alcalina y más respetuosa con la piel".
El dermatólogo Adrián de Quintana considera que “el tipo de gel más recomendable son aquellos productos “syndets” (detergentes sintéticos con pH neutro o ligeramente ácido). Este tipo de productos son más respetuosos con el manto lipídico natural de nuestra piel, conservando la capacidad de limpieza del jabón de uso habitual.”
El uso de productos “syndets” es de especial importancia en los bebés y en personas con dermatitis atópica. Y termina recomendándonos “usar una crema hidratante después de la ducha, al menos 2-3 veces por semana.”
Pero algo que nunca se pone en duda es lo bien que sienta una buena ducha tanto para despertarnos