Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desmontando mitos: falsas verdades sobre la caída del pelo y el tiempo

calvicieeltiempohoy.es

¿Se te cae el pelo? ¿Puede influir el tiempo en la calvicie? A veces, con la llegada del invierno, puedes notar menos densidad capilar y seguro que has escuchado mil veces que es por culpa de esto y de lo otro (usar gorros a diario, las calefacciones, el secador, la humedad, el frío, las coletas,…) y cuáles son los mejores remedios (no lavarse el pelo a diario, cortarlo e incluso raparlo…). Hoy intentamos aclarar todas tus dudas sobre qué factores influyen en la caída del cabello y son menos de los que te imaginas.

Mito 1: Lavarse el pelo frecuentemente. Falso
No es cierto que lavarse el cabello todos los días acelere su caída, más bien al contrario, la falta de higiene sí que acelera su pérdida. En todo caso lo importante es elegir productos suaves que sean respetuosos con el cuero cabelludo para que esté sano y en buena forma.  En caso de tener el pelo graso es especialmente importante lavarlo usando un champú regulador de los niveles de grasa, de este modo se mantiene limpio el folículo piloso y se evita que el pelo caiga por falta de oxígeno.    
Mito 2: Usar gorras, sombreros y casco. Falso
calvicie
Puede servir de consuelo a quienes se les esté cayendo, pero no es verdad. El uso de gorros, gorras, sombreros e incluso cascos no acelera la caída del cabello pues éste no necesita aire para respirar, recibe el oxígeno de la sangre. Por el contrario, el uso adecuado de estos accesorios puede proteger tanto el pelo como el cuero cabelludo de los rayos ultravioleta, del frío, del viento y de la contaminación, factores que pueden debilitarlo y hacer que se rompa. Solo una advertencia: tanto tu pelo como la prenda deben estar limpios, así evitarás que la sudoración mezclada con la suciedad tapone el folículo piloso.
Mito 3. Cepillo, coletas, moños y secadores. Falso
calvicie
Cepillarte el pelo no favorecerá la calvicie, los pelos que te encuentras en el cepillo son los que ya están preparados para caerse (lo normal es que cada día pierdas entre 50 y 100 o lo que es lo mismo, un puñadito en la palma de la mano). Nunca es recomendable un cepillado excesivo que incluya tirones, porque efectivamente hará que pierdas pelo, pero es una pérdida reversible porque volverán a nacer otros en su lugar. En cuanto a las gomillas, horquillas y demás accesorios capilares, lo peor que pueden hacer es quebrar el pelo, especialmente cuando lo llevas mojado porque es cuando está más vulnerable.
Los secadores y planchas que tanto usamos en invierno, así como los tintes y permanentes tampoco favorecen la calvicie, pero al ser agresivos con la fibra capilar (por el aporte de exceso de calor y de elementos químicos) pueden debilitar el cabello, así que lo mejor es no abusar de ellos y utilizarlos con sentido común: a una distancia prudencial y utilizando protectores de calor.
Mito 4. Cortar y rapar el pelo hace que crezca más abundante. Falso
calvicie
Se trata de una idea muy arraigada, pero totalmente falsa. Un corte de pelo hará que parezca más sano y más fuerte. En cuanto al pelo rapado, cuando empieza a crecer, tien el mismo efecto que si te pasas la cuchilla por las piernas: hará que parezca más abundante porque al tacto está más duro. El problema es que ni uno ni otro consiguen multiplicar los folículos pilosos y por tanto no habrá pelo donde antes no lo había.
Mito 5. El estrés y la alimentación influyen en la caída del pelo. Verdadero
calvicie
Tras la alopecia androgénica (predisposición genética), el estrés es una de las causas más habituales de caída del cabello y aunque éste no es exclusivo del invierno, lo cierto es que es la época del año en coinciden más circunstancias para producirlo: falta de luz solar, exceso de trabajo, menos ejercicio físico… Lo mejor es que la alopecia nerviosa es reversible.
Por otra parte está la cuestión de la alimentación, que en invierno puede tener picos de exceso (la Navidad) seguidos de periodos de dietas muy restrictivas (antes de empezar la primavera). Ambos extremos son perjudiciales, lo mejor es seguir una dieta saludable, con aporte de proteínas, frutas y verduras ricas en vitaminas A y B, hierro, cinc y minerales.