Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hay fármacos que reaccionan con el Sol y no te estás dando cuenta: hablan los dermatólogos

Fármacos que reaccionan con el Sol y no te estás dando cuentaeltiempohoy.es

¡Mucho ojo a los que nos echamos en la piel! Aunque los medicamentos nos hacen mucho bien y el Sol (si se toma con cuidado) también, juntos pueden ser una bomba de relojería: sobre todo las cremas farmacéuticas, en contacto con la radiación, pueden generar daños en la piel. ¿Es peor entonces el remedio que la enfermedad? ¿Tienes que dejar de tomar el Sol o abandonar el tratamiento? Hablamos con dermatólogos para saber cuáles son aquellos fármacos a los que les tenemos que poner una cruz roja en verano.

El dermatólogo Fernando Martín asegura que "no a todas las personas les tiene por qué dar una reacción alérgica con los siguientes medicamentos. Solo a aquellos que tengas una especial sensibilidad a los químicos que aparecen en el prospecto". No obstante, los componentes de estos fármacos tienen todas las papeletas para que, al contacto con el Sol, generen en la piel distintas afecciones, aunque nunca antes lo hayan hecho: "son los conocidos como los medicamentos fotosensibles y con el roce de los rayos UVA en tu piel causan un aumento de la sensibilidad cutánea derivando en manchas, rojeces, ampollas e irritaciones alérgicas, por lo general", aclara el doctor Martín.
Esto se debe a su capacidad de absorción. Como los filtros solares de factor químico, estos medicamentos "se impregnan de los rayos solares generando efectos perjudiciales en la piel" señala el dermatólogo.
fármacos2
Ya sea porque los tomamos de manera rutinaria, o por un dolor puntual, estos son los que tienes que poner en la lista negra cuando te vayas de vacaciones a la playa o tengas unos días de estar bajo el Sol.
· Los antiinflamatorios no esteroideos: Los que llevas en tu botiquín de viaje para un dolor de cabeza o de garganta están dentro de este grupo: "son los antiinflamatorios, analgésicos y antipiréticos que te mandan en formato oral o crema cuando tienes una inflamación, un dolor o fiebre. Por ejemplo, si tienes una dolencia de espalda, y usas réflex, o un dolor de menstruación, y tomas ibuprofeno", explica el doctor Martín.
· Los anticonceptivos orales: Aunque los ingieras por la boca, te pueden hacer daño igual si tomas el Sol. "Los anticonceptivos hacen que tengas una mayor sensibilidad al Sol, por lo que no solo hay que tomar medidas en verano, sino durante todo el año", asegura Martín. Échate crema protectora en la cara, que es donde más vas a notar la posible reacción alérgica.
· Los antihistamínicos: son los usados para calmar los brotes de alergia primaveral y las urticarias de gran picor: "se encargan de controlar la producción de histamina, una sustancia que genera nuestro sistema inmunitario que deriva en síntomas alérgicos, el picor o casos, incluso, de rinitis". El problema de ellos es que se pueden comprar sin prescripción médica y, de alguna manera, 'les perdemos el miedo' y los usamos continuamente, aunque nos esté pegando el Sol de lleno.
· Las cremas con corticoides: "son antiinflamatorios que se aplican directamente en la piel y son para achaques puntuales y locales que no sean infecciones", dice el dermatólogo Fernando Martín. Su uso crece en las consultas y se usa hasta para lo más leve, "sobre todo, en la piel de los niños con dermatitis atópica o a los que les pica un mosquito", comenta el doctor.
· Los inmunomoduladores: se encargan de aumentar (o disminuir) la capacidad del sistema inmunitario en distintas funciones: "su uso no es tan corriente y se recetan en enfermedades infecciosas o transplantes", dice Martín.
· Los retinoides: se encuentran en casi todos los remedios anti acné. Según el dermatólogo Fernando Martín, "suelen bajar las defensas de tal manera que es perjudicial exponerse al Sol durante la etapa del tratamiento".
· Otros fármacos que se toman oralmente, y de forma cada vez más habitual, también ocupan esta lista: "algunos diuréticos, antidepresivos, antibióticos, y ayudas para bajar el ácido úrico son fotosensibles", dice el dermatólogo.
El doctor Martín no aconseja, en ninguno de los casos abandona el tratamiento: "por tomar el Sol no hay que dejar de seguir tomando el fármaco, y más si te lo han recetado. Hasta que tu piel no reaccione con una rojez o una alergia repentina no tomes medidas por tu cuenta".
fármacos 5