Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Niños y piscinas: 5 primeros auxilios contados por un socorrista por si tienes un susto

niñoPixabay

La piscina es el lugar favorito de los más pequeños en verano. Es diversión, frescor en los días tórridos de verano y deporte al aire libre. Sin embargo, es también el escenario de múltiples desenlaces: el último informe la Organización Mundial de la Salud (OMS) explica que una de cada diez muertes infantiles son ahogamientos. El riesgo es real y has de estar preparado si tienes una piscina privada: Isaac Laborde Mellado, socorrista del Colegio Mayor Universitario Jaime del Amo, cuenta a El Tiempo Hoy las cinco cosas que tienes que hacer en los primeros minutos si un menor se está ahogando en la piscina.

En lo que llevamos de año ya han muerto 304 personas en España por ahogamientos, y donde más se producen es en las piscinas privadas: la falta de un socorrista profesional y de personas alrededor hace que los niños estén menos vigilados.
Los niños no saben las consecuencias ni los peligros que se pueden dar en el agua y se arriesgan más en sus juegos. Lo peor es que, una vez que están en peligro, no piden ayuda: "intentan salir como pueden del agua y agotan sus fuerzas hasta que se ahogan… y lo hacen mucho más rápido que un adulto porque sus pulmones son más pequeños", comenta Laborde.
pool-2452739_1920
Por todo ello, lo más importante es la actuación de los adultos. Se ha puesto 'de moda' la regla de los 10/20, que recomienda la Asociación Nacional de Seguridad Infantil, que es echar un ojo a la piscina cada diez segundos y comprobar que en 20 puedes estar al lado del niño si está en peligro.
El socorrista Isaac Laborde Mellado dice al respecto: "la prevención es lo más importante. La mayoría de los casos cogidos a tiempo acaban bien, así que es preciso poner un extra de atención a los niños y el plus de reflejos que ellos no tienen en el agua". También dice: "si son muy pequeños o no saben nadar muy bien, hay que meterse al agua con ellos y añadir un elemento de flotabilidad siempre". 
RCP2
¿Y la digestión? Sí, las madres se ponen pesadas porque tienen razón: "hay que ser perseverante en que los niños cumplan los tiempos de digestión para evitar que les den cortes".
¿Tu pequeño está en peligro? Tira de primeros auxilios
Lo primero que tienes que hacer es mantener la calma para poder pensar con claridad en los instantes de caos: "si tu hijo no responde y no le oyes jugar, es que algo ha pasado en la piscina y debes mirar allí de entrada", dice el socorrista.
1. Llama a Emergencias 112
No intentes hacerlo todo tú y llama a los profesionales: "si está inconsciente, si tiene pulso, pero no reacciona, si pierde sangre o tiene alguna fractura de peso… son tantas las situaciones en las que se debe llamar a SAMMUR que, si ha habido un susto como estos, y no hay socorrista, se debe llamar siempre", sentencia Laborde Mellado.
2. Fíjate bien en su estado físico
"Si se ha dado algún golpe o fracturado el cuello, bajo ningún concepto lo toques", explica el Isaac Laborde.
3. Comprueba si está consciente
Si lo está, coloca su cuerpo en 'Posición Lateral de Seguridad' o PLS: "se trata de la posición que evita que se trague la lengua". En el caso de que no esté consciente, "busca algún punto donde el umbral del dolor sea alto, el trapecio, por ejemplo, es un buen sitio. Si no tiene ningún estímulo a este, comprueba el pulso y realiza la RCP o Reanimación Cardiopulmonar", comenta el socorrista.
RCP3
4. Realiza la RCP
Mientras esperas a que la ambulancia llegue "coloca una mano en la frente y otra en el mentón hacia arriba, para evitar que la lengua no corte el paso del aire a los pulmones y mira si respira por su propio pie. Si no lo hace, insufla dos veces aire en la misma posición y con la nariz tapada y haz treinta comprensiones, hasta que venga el SAMMUR”, enumera al detalle Isaac Laborde.
5. Comprueba que no pierde sangre
"A lo mejor ha sufrido alguna herida superficial o sangra por la nariz o los oídos al sufrir una dolencia craneal. Si es así, inmoviliza las cervicales y no lo limpies ni tapones”, dice el socorrista Isaac Laborde.
Sé paciente y espera al SAMMUR sin perder la calma.