Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sexy 'meteo': ¿cómo afecta el calor a los condones?

Sexy 'meteo': ¿cómo afecta el calor a los condones?eltiempohoy.es

El preservativo sigue siendo el anticonceptivo más usado. Es cómodo, una barrera perfecta para las enfermedades de transmisión sexual y evita la posibilidad de embarazo. Sin embargo, su efectividad no es solo cosa de su fabricación. Una vez en tus manos, tienes que cuidarlos tanto como si tu futuro dependiese de él (que en parte sí). ¿Lo primero que hay que hacer? Aislarlos del calor. Te contamos por qué.

Tanto los preservativos femeninos como masculinos están elaborados a partir de látex, un material elástico al 400% que se acopla a cualquier relleno. Hay algunos clientes que, por desgracia, son alérgicos a estos y utilizan como alternativa los de poliuretano, también muy resistentes. En cualquier caso, se deterioran bajo temperaturas extremas. La luz o la humedad pueden causar gran número de rupturas o desgarros en la tela del condón.
Para prevenir esto, las fábricas los han hecho a prueba de climas tropicales y desérticos, con una resistencia a 30 grados de temperatura ambiente. Aun así, si se excede la temperatura cinética media establecida (30ºC), su estado puede no ser el deseado.
Ahí es cuando entras tú: Es estrictamente necesario que los sitúes en lugares secos, con poca luz solar y bien ventilados para que no entren en contacto con otras fuentes de calor. Aunque es cómodo llevarlos a mano, como en un bolsillo, en la cartera o en la guantera del coche, no es la mejor opción porque el roce y el calor acaban debilitando el material.
Si es una ocasión de 'emergencia' y has encontrado uno en uno de estos sitios poco aconsejables, es mejor que lo mires bien: si está seco o demasiado pegajoso… ¡Tíralo sin duda!
30
Las precauciones, también a la hora de comprarlos
Cuando los adquieres fuera de farmacia, y en packs de 12, cometes el riesgo de que su transporte y su almacenamiento en tienda no hayan sido los más correctos: pueden haber estado en contenedores durante mucho tiempo y a temperaturas más altas de lo que soportan.
Además, los preservativos se encuentran en envoltorios de papel de aluminio individuales sellados y, a su vez, están envasados en paquetes de cartón. Estos paquetes de cartón se deterioran con la humedad, por lo que deben guardarse en almacenes secos, apartados de las paredes y colocados sobre palés para protegerlos de la humedad por capilaridad. Por tanto, deberían quedar como mínimo a 10 centímetros del suelo y a 30 de las paredes, con una altura máxima de apilamiento de 2,4 metros, según establece el United Nations Population Fund (UNFPA). Así que si la sección de parafarmacia está al lado de congelados y en el estante más alto de todos… olvídalo.
31
Cómo conservarlos mejor:
1. Guarda tus preservativos donde guardarías una barra de pan del día: en un lugar fresco, seco y alejado de altas temperaturas, golpes y roces.
2. Si después de llevar tu preservativo en la cartera, no has tenido la ocasión de usarlo, vuelve a guardarlo en su sitio para que no se estropee.
3. Evita las guanteras, ahí se acumula demasiado calor y hace que el látex se debilite.
4. Utiliza condoneras para llevar tus preservativos siempre contigo y aislarlos de la temperatura y los golpes en el bolso.
32