Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Atención, alérgicos: existen otros cinco ‘enemigos’ además de la histamina

ALERGIASeltiempohoy.es

Si eres alérgico o tienes alguno cerca, seguro que la palabra ‘histamina’ (o su antítesis, el ‘antihistamínico’) está muy presente en tu día a día. Pero no solo esta sustancia es la responsable de los procesos inflamatorios que producen a su vez irritación, picor y mucosidad, existen otras cinco, llamadas prostaglandinas, citocinas, triptasas, quimiocinas y leucotrienos. Tenlas en cuenta para este inicio de primavera en el que la floración está en su máxima expresión.

Las alergias afectan muy directamente a la calidad de vida de los 8 millones de alérgicos que hay en España. El 60% de los pacientes sienten tristeza, el 85% padece cansancio, el 67% irritabilidad y un 57% tiene problemas para dormir, según datos de GlaxoSmithKline Consumer Healthcare (GSK CH).
La sufren uno de cada cuatro adultos
Todas funcionan más o menos igual: un agente exterior 'sensible' entra en nuestro cuerpo y éste manda un mensaje de alarma para que nuestras células lo combatan. Una de las sustancias encargadas de luchar contra el 'enemigo' es la histamina, a las que se unen las otras cinco. Mucosidad abundante, picor de ojos y sequedad cutánea son algunos de sus efectos.
Las buenas temperaturas nos animan a hacer las maletas
Sabemos que están actuando cuando empezamos a estornudar, nos gotea la nariz, lagrimean los ojos o comienza la congestión. Es la forma que tienen, como hemos dicho, de reaccionar a una alergia, que sufren uno de cada cuatro adultos en España. En los casos más agudos, hasta 90 días al año.
No al mito de 'solo en primavera'
En este sentido, las alergias están dejando de ser un fenómeno solo primaveral para extenderse todo el año. Este invierno ha sido de hecho especialmente intenso por culpa del polen de la cupresácea (concretamente las arizónicas: cipreses y setos de jardín). Quizá incluso lo has sufrido y lo has confundido con un catarro común. Hay que poner especial atención en diferenciar ambos procesos, puesto que los medicamentos para uno y otro difieren.
Con el progresivo aumento de las temperaturas por el cambio climático, se prevé además que la vegetación florezca cada vez con más fuerza y, en consecuencia, haya más polen. Los nuevos medicamentos siguen ese camino: en primer lugar, neutralizar no solo la histamina, sino también las otras cinco sustancias que intervienen en los procesos alérgicos. Y, por otro, controlar el efecto secundario del sueño en el paciente.