Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Si tienes problemas para dormir puede ser por los ácaros: consejos para pegar ojo

acaroseltiempohoy.es

El buen descanso es fundamental para todo, pero un 30% de la población española sufre alguna patología del sueño, según los últimos estudios realizados por la Sociedad Española de Neurología (SEN). Aunque es cierto que las causas son múltiples, hay un motivo alérgico, microscópico y arácnido que afecta a un porcentaje importante de la población, principalmente en las zonas de costa: los ácaros. Estos pequeños pueden invadir nuestro colchón creando colonias de hasta diez millones de habitantes si no lo previenes a tiempo. Te decimos los mejores consejos para mantener los ácaros a raya.

Les das cobijo para dormir y comida para alimentarse sin darte cuenta. Les encanta el polvo porque es un hábitat en el que confluyen hongos, bacterias, insectos, restos de alimentos y el manjar más preferido de los ácaros, los restos orgánicos humanos en descomposición.
Además, les encantan los lugares húmedos y las temperaturas altas tanto como a los alemanes que veranean en el Mediterráneo. Para crecer necesitan un ambiente del 70% de humedad y 25ºC de calor. Un clima parecido al de las Islas Canarias.
acaros
Los mejores trucos para evitarlos:
Tu verdadero mal descansa en tu colchón… y mucho mejor que tú. Los ácaros se mantienen en la Tierra desde hace más de 400 millones de años y, por el momento, no se ha encontrado la fórmula que los extermine por completo. Sin embargo, siempre puedes acabar con los que están en tu colchón, en el edredón, en la tapicería de las sillas, en los almohadones y en los cojines. Si no quieres pasar la noche estornudando, con congestión y tos, incluso con problemas respiratorios, urticaria e inflamación:
  1. Abre las ventanas a primera hora de la mañana para que se ventile el ambiente del hogar. Mientras lo hagas, asegúrate de que la cama está deshecha y con las sábanas abiertas. Debe airearse también por dentro. Solo después de este proceso, haz la cama. Repítelo todos los días.
  2. Ayuda a la circulación del aire manteniendo la humedad a raya. La humedad en la ropa de cama es el factor más deseado por estos enemigos microscópicos. Por eso, son desaconsejables los humidificadores.
  3. Pasa la aspiradora por todas partes especialmente en los forros del colchón y las almohadas una vez a la semana, asegurándose de que el filtro esté limpio.
  4. Si tienes mascotas es mejor que no los acerques al colchón. Su pelo acumula más polvo que ningún otro y lo deja entre las sábanas.
  5. Se recomienda cambiar sábanas, fundas de colchón y almohadas una vez a la semana. Tampoco se debe perder de vista el pijama en estos casos… ¡cámbialo y échalo a lavar! Es preferible poner la lavadora en ciclos largos y con temperaturas superiores a 55ºC.
  6. Un remedio casero nunca viene mal: mezcla bicarbonato de sodio con 4 gotas de aceite esencial de menta o lavanda (se pueden encontrar en cualquier herbolario) en una taza. Después de colarlo, deja que actúe durante una hora sobre tu colchón y déjalo secar al sol.
acaros