Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Por qué salen granitos por el sol? Hablamos con expertos

niña pecas solPixabay

La playa es el centro de belleza más visitado: el mar nutre la piel y el sol aporta vitamina D y nos pone morenos… todo parecen ventajas. Sin embargo, el astro rey es un arma de doble filo. Después de tomar el sol, unos pequeños granitos emergen por nuestros hombros y brazos y, además de ser muy molestos, dejan un aspecto indeseado en la piel. Hablamos con Fernando Martín, un dermatólogo que nos explica a qué se debe.

El sol puede generar alergias en la piel si tomas determinados medicamentos antibióticos, si tienes lupus o si tienes una especial fotosensibilidad. La reacción en la piel puede ir desde rojeces hasta urticarias solares con ronchas y habones por todo el cuerpo. Pero si nos referimos a los típicos granitos que salen por el escote, la cara y los brazos, el dermatólogo Fernando Martín asegura que "es una erupción polimórfica lumínica o solar. Al segundo o tercer día de exposición al sol salen unos bultitos o pápulas que generan mucho picor, eritema y desazón, y más molestan cuanto más calor les da porque la zona se enrojece y te rascas más".
Hay un sector de la población que sale peor mal parado con este brote de granos, y es el de las mujeres: "Por su mayor tendencia a los cambios hormonales, las mujeres jóvenes, principalmente, las que rodean la treintena acaban padeciendo más alergias al sol", comenta el doctor Martín.
103
¿Habría que renunciar a tomar el sol para siempre?
"Lo ideal sería no exponerse al sol para no tener esta erupción, pero se acabarían teniendo otras carencias", advierte Fernando Martín. El sol hace que secretemos la serotonina u hormona de la felicidad y nos llena de vitamina D, por lo que no podemos decirle un adiós rotundo. Por eso, el dermatólogo Fernando Martín nos aconseja "para empezar, utilizar ropa fresca, un sombrero que cubra las mejillas, evitar el mediodía, y loción solar, cuanto más alta mejor".
La crema protectora es imprescindible, pero no es una barrera 100% efectiva contra los cuatro tipos de rayos solares "porque siempre dejan pasar algo de sol, y consecuentemente la aparición de granos. No obstante, hay que darla y, si puede ser, antes de salir de casa", dice el dermatólogo. Además, añade una segunda opción: "Aunque su efectividad todavía no está evidenciada, existen los conocidos como nutricosméticos que se toman por vía interna y que mantienen a raya la alergia".
En cualquier caso, no hay una manera definitiva de evitar una erupción de este tipo: "No, no existe la vacuna que acabe con la alergia solar. Se va a repetir aunque utilices todo lo que hemos dicho".
Si los granitos ya han salido: ¿ya no hay vuelta atrás? ¿se puede hacer algo?
El doctor Fernando Martín nos da una alternativa que si se usa a tiempo puede no chafarnos del todo las vacaciones. Eso sí, siempre la primera opción es ir al médico: "No está de más llevar en la maleta a la playa un antihistamínico con corticoides para que el picor no sea tan excesivo".