Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los peligros del cambio climático: resurge un parásito gusano que ataca el cerebro

caracoleltiempohoy.es

La población en Hawái está sufriendo estos días una crisis de paranoia con lo que comen y lo que tocan, y no es para menos. De repente, los casos de 'angiostrongiliasis', una rara y peligrosa infección parasitaria muy poco frecuente en la isla, se han disparado: de dos contagios en veinte años, han pasado a seis en los últimos tres meses. Los científicos creen que este parásito, que invade el cerebro humano y que se transmite por el contacto con caracoles y babosas, se está propagando rápidamente por al cambio climático.

Frente a esto, las autoridades de salud de Hawái están pidiendo estos días no tocar los caracoles y las babosas directamente. El parásito 'Angiostrongylus cantonensis' también es conocido como el 'gusano pulmonar de las ratas' por ser el lugar donde la andadura de este comienza.
Son los excrementos de las ratas los que permiten el contagio en caracoles, babosas o gambas. ¿Cómo llegan al hombre? Si se come una de estas criaturas u otros productos contagiados, como puede ser fácilmente al comer frutas y vergudras crudas, se infectan. Y si este parásito llega al cerebro se produce la meningitis, una enfermedad variable cuyos síntomas son temblores, dolor e inflamación, e incluso la muerte
lavar verduras
Ya se habían dado casos de 'angiostrongiliasis' en países de Asia y el Caribe, pero desde hace poco están apareciendo en sitios donde se creía que era imposible que se desarrollaran por el entorno, como Oklahoma. Esto puede suponer, tal y como declaran medios de la región, un duro golpe para una isla cuya economía depende directamente del turismo.
Esta repentina aparición es causa, según los científicos, del cambio climático, tal y como recoge el diario 'The Atlantic'. La idea de que el cambio climático trae y traerá consigo la proliferación de enfermedades antes extintas o lejanas no es nueva (véase el ébola o el zika). Es más, la Organización Mundial de Salud ya en 2004 admitió que "la mayoría de las nuevas infecciones que aparecen son causadas por patógenos que ya están presentes en el entorno natural, y que el entorno ambiental cambiante es lo que les da la ventaja para salir de la oscuridad".