Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aviso, estudiantes: cinco consejos para aguantar el calor durante la selectividad

exameneseltiempohoy.es

Si ya de por sí resulta complicado concentrarse en el estudio, cuando el calor aprieta se convierte en una tarea casi imposible. Sin embargo, existen trucos para sobrevivir a esta época de exámenes especialmente difícil para aquellos que terminan bachillerato y se enfrentan a a la prueba de acceso al a universidad. 

Ha llegado junio y, con él, la época de exámenes finales. Sobre todo aquellos estudiantes que se preparan para entrar en la facultad sufren estos días con especial intensidad. Este año, en el que se 'celebra' la última Selectividad de la historia de la educación española, está siendo más duro que en otras ocasiones a causa de las condiciones meteorológicas. Varias provincias se encuentran en alerta por calor y, mientras tanto, miles de estudiantes intentan hacer caso omiso a las altas temperaturas y a las tentaciones de irse a la piscina y hacen lo posible por concentrarse en la biblioteca.
Durante el verano, o en estas últimas etapas de la primavera, la subida de temperaturas lleva, irremediablemente, a una reducción de la concentración. Además de que las oportunidades de ocio se multiplican y para evitarlas hacen faltan buenas dosis de fuerza de voluntad, el calor influye directamente en el rendimiento de nuestro cuerpo. El cansancio 'crónico' y la somnolencia son una constante en la vida del estudiante durante el verano.
Aparte de los efectos fisiológicos del calor en nuestro organismos, psicológicamente también influye negativamente: la incomodidad que nos producen las altas temperaturas puede acabar provocando ansiedad, sensación muy poco recomendable para las largas jornadas de estudio. 
Sin embargo, existen maneras de pasar por esta situación de la manera más agradable posible y con grandes posiblidades de éxito: 
  • Horarios. Se debe planificar el estudio de modo que las horas más calurosas del día sirvan para descansar. Desde las 13 h y hasta la 18h, aproximadamente, el rendimiento no será muy alto así que no se "pierden" horas, si no que se invierten en descanso.
  • Alimentación. Es importante elegir comidas ligeras que ayuden a concentrarnos. Algún capricho a modo de 'premio' también puede ayudar en la motivación 
  • Bebida. Manterse hidratado mientras se estudia es esencial. Vendrá bien tomar café con hielo para mantenerse despierto con moderación y, sobre todo, que la botella de agua no falte en la mesa al lado de los apuntes.
  • Lugar. Elegir siempre el mismo lugar par el estudio también ayuda a la concentración pero, si en nuestra casa hace demasiado calor para estudiar cómodamente, acudir a una biblioteca o a una sala de estudio cercana podría ser una buena opción; ese tipo de instalaciones suelen estar perfectamente climatizadas. 
  • Ropa cómoda. Huir no solo de los pantalones vaqueros y de los jerséis, si no también de las prendas ajustadas, que empeorarán la sensación de agobio. Pantalones y camisetas amplios, incluso vestidos de verano serán la mejor opción.