Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.
humedadeltiempohoy.es

Que el bochorno no te venza: trucos para no asfixiarte estos días

Con la llegada de lluvias y las altas temperaturas, seguro que más de uno ha experimentado el bochorno, esa sensación de calor que se produce cuando la humedad y el calor se alían. Sus efectos tienen que ver con una sensación de incomodidad y fuertes dolores de cabeza, en algunos casos agudos. Se avecinan tormentas que, acompañadas con la llegada de la ola de calor, tendrán como resultado el 'bochornazo'. Os dejamos una lista de cosas que podéis hacer fácilmente para que les afecte lo mínimo posible. 

Cocina con la tapa de la cacerola puesta… ¡y enciende la campana!
Cuando ponemos agua a calentar en la vitro y empieza a ebullir, la evaporación puede aumentar la sensación de bochorno. Una tapa y una campana extractora reducirá este incómodo efecto.
Los cuartos húmedos como cocinas y baños, mejor cerrados
Especialmente cocina y baño: son los lugares donde se genera más humedad. Es fundamental que cierres la puerta cuando te estés duchando o cocinando, ya que impedirá que la humedad se propague al resto de la vivienda.
Las bolsitas absorbentes te harán 'el apaño' en armarios y cuartos pequeños
Este consejo no servirá de nada si no cumples con todo lo anterior, pero ayudará al menos a tener la ropa más seca y evitar el moho de los armarios. Puedes comprar estos saquitos en los supermercados. Los reconocerás por ser una bolsita de tela preparada para colgar entre la ropa.

Ten plantas 'deshumidificadoras' 
Hay dos tipos de plantas en este mundo: las que combaten la humedad y las que la generan. En el primer grupo tenemos la hiedra, el clavel, el lirio y la palma cana; en el segundo, casi todas las demás. Si no tienes claro de qué tipo es la tuya, mide cuánto la riegas: a mayor riego, más humedad se desprende.

Fabrícate un deshumidificador casero 
Si lo tienes, bien. Si no, te enseñamos cómo fabricártelo. Solo necesitarás una botella de plástico, sal gorda y un calcetín. Recorta la botella por la parte superior. En el 'embudo' que te queda, mete el calcetín relleno de sal gorda y atado por un nudo para que no se escape la sal. Debajo del embudo coloca otro cuenco (puede ser la propia base de la botella. El voilà!

Las duchas, frescas y cortas mejor
Cuanto más cortas sean las duchas, menos vapor de aire generaremos y menos humedad (y más cuidaremos el medio ambiente).
Evita tender dentro de casa o usa una secadora
Todos sabemos que un gran foco de humedad es tender dentro de casa. Si no te queda más remedio, te aguantas; si no, tiende fuera. Si tampoco puedes, y tienes dinero suficiente, compra una secadora. Problema resuelto.

El ventilador, ese GRAN invento
Bueno, bonito y barato. La idea del ventilador, por su sencillez, es la que más nos gusta. Si, además, hace calor, hay algunos trucos en Internet para que puedas conseguir un 'aire acondicionado' natural, consistentes en colocar hielo y sal en un cuenco delante del electrodoméstico. No falla. 
Método 4-7-8: el truco para dormir plácidamente
A estas alturas es posible que no hayas quitado el nórdico. Si el bochorno no te deja dormir, te recomendamos que sigas estas pautas de relajación, conocidas como la técnica '4-7-8':  respira por la nariz mientras cuentas hasta cuatro, contén la respiración mientras cuentas hasta siete, y luego exhala lentamente el aire por la boca mientras cuentas hasta ocho. Inténtalo y nota cómo tus pulsaciones bajan.