Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Parabenos, sulfatos, siliconas: esas cosas chungas que te echas en el pelo sin saberlo

Parabenos, sulfatos, siliconas: esas cosas chungas que te echas en el pelo sin saberloeltiempohoy.es

Todo lo natural, eco y sostenible gana incondicionales a diario y lo cierto es que para proteger el planeta y parar las consecuencias del cambio climático no queda otra solución. Si además te preocupa tu salud, los cambios deben repercutir en todas las áreas de tu vida: desde la alimentación a la higiene. Si no has cambiado de champú en años igual no sabes con qué componentes químicos te estás lavando el pelo, ni lo perjudiciales que pueden llegar a ser para tu cabello.

Sulfatos, parabenos y siliconas son sólo tres de los habituales y más perjudiciales ingredientes que aparecen en las etiquetas de champús y acondicionadores. Conoce el daño que provocan, aprende a distinguirlos y trata de evitarlos en adelante.
Sulfatos: champús que hacen mucha espuma
Suele estar identificado en la etiqueta como SLS (Lauryl Sulfato de Sodio) y no es otra cosa que un detergente. Son los encargados de que el champú y el acondicionador hagan espuma, por esa razón cuanto más espumoso sean los productos de higiene, mayor concentración de sulfatos lleva.
Su función es la de arrastrar la suciedad, pero al ser un detergente también se lleva las grasas naturales del cabello y del cuero cabelludo. Los sulfatos son responsables de la debilitación y sequedad del pelo, de la irritación del cuero cabeludo y si además lo llevas teñido, también acabará arrastrando el color.
Siliconas: la falsa hidratación del cabello
60
Las puedes identificar fácilmente porque todas acaban en ‘xane’, ‘cone’ o ‘conol’ y suelen estar presentes en acondicionadores, serums y mascarillas capilares.
Son las responsables de proporcionar suavidad al cabello dándole aspecto de hidratado y sano, pero impiden la regeneración celular. Lo cierto es que cuanta más silicona apliques, más se reseca el cabello: forman una barrera que camufla el problema e impide que los nutrientes penetren en el pelo. Por otra parte, hay que señalar que las siliconas no son biodegradables y por tanto el impacto medioambiental que dejan en el planeta es elevado.
Parabenos: conservantes muy tóxicos
61
Existen varios que se identifican con la letra ‘E’ seguida de un número de tres cifras que va del 214 al 219 (E-214 a E-219), otros son el benzoato de sodio y los parabenos precedidos de ‘propyl’, ‘metyl’, ‘butyl’ e ‘isobutyl’.
Su función es impedir el deterioro del producto y están presentes en casi todos los cosméticos. El problema de los parabenos no es sólo que irriten la piel, sino que según un estudio de la OCU algunos pueden afectar al equilibrio hormonal -una acción que se conoce como disruptora hormonal- y lo que es más grave, un estudio realizado por la Universidad de Reading relaciona la absorción de estos componentes con el cáncer de mama. Aunque su concentración suele ser baja, pues se necesita muy poca cantidad para que cumplan su función, el Comité Científico de Seguridad de los Consumidores de la Comisión Europea ha reducido el límite de uso de los ‘butyl’ y ‘propyl’.