Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

8 trucos caseros para ahorrar en calefacción

calefacción 2eltiempohoy.es

Las bajas temperaturas que estamos sufriendo en España, el eco de la ola de frío polar que asola Europa y la epidemia de gripe que atesta nuestros hospitales hace que, en plena cuesta de enero, la calefacción sea fundamental para mantener la buena salud. Con la subida repentina de la factura de la luz, muchos de nosotros vamos a cambiar los radiadores por envolvernos en tres mantas a la vez (formato croqueta) antes que encender los radiadores. Tranquilos. El profesor y arquitecto Francisco J. Avilés nos da los mejores trucos para no derrocharla.

Francisco Javier Avilés Montes es profesor de Arquitectura, Ingeniería y Diseño en la Universidad Europea. Como experto en inmuebles nos enseña la mejor de manera de aprovechar cada rincón de nuestras casas para no dejar entrar el frío y preservar el calor durante el arduo invierno. Esto dará lugar a una  importante reducción del gasto en calefacción, que ronda una media del 46% del gasto energético total.  Fácil y efectivo:
-Mantener la temperatura ambiente entre los 19ºC y los 21ºC. Por lo general, caemos en la tentación de poner la calefacción a temperaturas tropicales (26-28 grados); lo cual, acaba siendo excesivo.  Un intervalo de 19 a 21 grados es más que suficiente para conseguir una situación de confort. Este truco, además,  tiene un 'subtruco': si se dispone de válvulas termostáticas, se puede reducir aún más la temperatura en las habitaciones que no vayan a estar ocupadas.
-Programa la calefacción para cuando llegues a casa. La regulación termostática también se puede adaptar a los horarios de la familia. Sin necesidad de apagar la calefacción, se puede programar una temperatura ambiente de unos 15ºC durante el tiempo que la vivienda esté vacía, aumentándolo una vez se haya llegado a casa. Eso sí, siempre dentro del intervalo recomendado, pues aumentar un solo grado  incrementa el consumo en un 7%.
-Ventilar sí, pero no en exceso.  En 'El tiempo hoy' ya habíamos explicado las ventajas de la buena ventilación de los espacios cerrados para evitar la propagación de la gripe. Sin embargo, tampoco hay que pasarse, sobre todo una vez haya caído el sol. Abriendo las ventanas unos 5 o 10 minutos conseguiremos limpiar el aire sin apenas enfriar las paredes y muebles.
-Sellar los huecos por donde pueda filtrarse el aire (oda al bricolaje). Hay que verificar el hermetismo de las rejillas, los conductos, las cajas de persianas o  el tiro de la chimenea cuando esté en desuso y demás elementos que permiten el paso no deseado del aire.
calefaccion 3
-Retirar las cortinas en los días de sol. Durante el día, especialmente en orientaciones sur, sureste y suroeste, es fundamental garantizar que la mayor cantidad posible de radiación solar penetre en el interior de la vivienda. Sin necesidad de abrir las ventadas durante mucho tiempo, será suficiente con que subamos las persianas y retiremos las cortinas.
-No cubrir los radiadores nunca. Para fomentar una buena difusión de los emisores de calor, es aconsejable no cubrir los radiadores con telas o ropa ni colocar los muebles cerca, sino a una buena distancia, excepto en los casos en los que los techos de las viviendas sean muy altos.  De ser así, colocar estantes sobre los aparatos evitará que todo el calor se vaya hacia arriba.
-Purgar los radiadores una vez al año. Un mantenimiento preventivo, además de aportar seguridad, permite ahorrar energía. Aparte de revisar los equipos de producción térmica, es fundamental comprobar el estado de las redes de distribución, así como de los elementos emisores, purgando los radiadores al menos una vez por temporada.
-Apostar por las energías renovables. La mejora de la eficiencia de los equipos instalados y la incorporación de sistemas de energía renovable, así como el empleo de fuentes de energía alternativas, pueden llevar a consumos y costes energéticos muy inferiores, además de paliar los efectos del cambio climático. Económico y saludable.
Infografia 2