Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cambio horario ya no es un problema: siete trucos que harán que ni lo notes

cambio horarioeltiempohoy.es

Como cada año, toca adelantar los relojes una hora. Esta primavera será el 25 de marzo, lo que significa que a las 2:00 de la mañana serán las 3:00 horas. El principal objetivo principal es el ahorro energético, pero normalmente a nuestro organismo este cambio no le sienta del todo bien. Los primeros días notamos síntomas como fatiga, cansancio, dificultad para conciliar el sueño y, en el menor de los casos, ansiedad. Por eso, te damos una serie de consejos a seguir para facilitar que tu organismo de adapte al nuevo horario.

  • Madruga el domingo: es probable que el domingo por la noche te cueste conciliar el sueño, por lo tanto, si madrugas y a eso le sumas que has dormido una hora menos por el cambio de hora. Llegarás más cansado a cama y te será mucho más fácil quedarte dormido.
  • Vitamina C + magnesio, el coctel que necesitas: los primeros días tras el cambio de hora es recomendable tomar por la mañana una pieza de fruta que contenga vitamina C que nos despierta y nos da energía. Por el contrario, según se acerca la noche, es conveniente alimentos con magnesio ya que tiene la cualidad de relajar el organismo y así prepararnos para el descanso.
  •  Legumbres, frutos secos, carne o avena ¡te ayudarán con tu ánimo!: Estos alimentos, entre otros, contienen triptófano que ayudan a aumentar los niveles de serotonina (la hormona de la felicidad) y melatonina (la hormona que regula el sueño). Con estas dos de tu lado nada puede salir mal.
  • Cena a la misma hora que antes: aunque tengas menos hambre, es aconsejable que mantengas los horarios de tus comidas sobre todo si se trata de la cena. Si lo retrasamos, nuestro organismo y nuestra digestión lo notarán.
  • Cuidado con las siestas: olvídate de esas maravillosas siestas de horas. No significa que renuncies a ellas, pero sí que no superen la media hora de sueño. Sino, solo conseguirás trastocar más tus horarios y hacer más difícil la adaptación.
  • Cena ligero (también válido para la operación bikini): las comidas con grasa yo ayudan a la hora de irnos a la cama y si hay un cambio de horario de por medio mucho peor. La ingesta de alimentos fritos, embutidos, salsas u otros ricos en grasas producen, en la mayoría de los casos, acidez.
  • Espera un rato para irte a la cama: Carlos Fernández, Director Médico de Grupo NC Salud, recomienda cenar dos horas antes de acostarse y, justo antes, tomar una pieza de fruta o yogurt natural desnatado para mitigar la sensación de hambre durante el sueño.