Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Por qué relaja el sonido de las olas del mar? Tiene una explicación científica

sonido olaseltiempohoy.es

A pesar de los conflictos de los 'Supervivientes', hay algo en la isla que juega a favor de la convivencia en paz. Guardar la calma es más fácil de lo que creen con ese entorno paradisiaco, sobre todo si estás cerca de la costa: el sonido de las olas del mar crea una paz interior terapéutica que ha sido muy estudiada por los científicos. Parece que se ha comprobado que la música ayuda a abstraerse. Nos lo cuentan los expertos.

Los estudios científicos han encontrado en la música una fuente de propiedades relajantes para el ser humano. Sin embargo, el ruido que hacen las olas al romper no ha sido analizado todavía. Pablo Irimia, neurólogo de la Clínica Universidad de Navarra, advierte que "no se han determinado los estímulos auditivos que las olas generan en nuestro cerebro, pero si se puede de alguna manera extrapolar los beneficios que se han confirmado de la música clásica, por ejemplo".
Sonido constante y repetitivo
Su efecto meditativo y calmante podría explicarse por su ritmo: "Sí se sabe que, cuando un sonido es constante y repetitivo, hace que nos concentremos en él más fácilmente porque se aumenta la proporción de neurotransmisores en el cerebro. Al activarse ese sistema de opiáceos conseguimos evadirnos del resto de problemas y acabamos relajándonos", explica Irimia.
Da igual la edad que tengas porque el efecto es el mismo para todos. Eso sí, la relajación no viene solo por el estímulo auditivo: "Lo que ayuda es el sonido pero también otras circunstancias, como la predisposición a las vacaciones cuando decides ir a la playa, ver el mar, el olor de la sal, sentir la arena… Todo ello ayuda retirar los estímulos negativos", cuenta Pablo Irimia.
Experiencia sinestésica
Estar rodeado de impulsos sonoros tenues y persistentes, como las olas del mar, ayuda a la abstracción, una de las técnicas de meditación que sirve también para regular los ritmos del sueño: "Cuando una persona esta más nerviosa es porque tiene un pensamiento que le ronda la cabeza. La tendencia a rumiar los problemas se puede romper con un estimulo relajante, en este caso, el sonido de las olas. Así, se puede conciliar mejor el sueño. Incluso, lo que se piensa es que este tipo de estímulos ayudan a despejar la mente y a profundizar eficazmente en los problemas y darles una solución", dice Irimia.
sonido olas