Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Llega la humedad, el frío y repunta la gripe

Gripeeltiempohoy.es

El virus de la gripe comienza a circular entre la población española. Tras unos meses con escaso frío y más escasa aún humedad, la llegada de estas dos circunstancias ha impulsado un virus que afecta anualmente a miles de españoles. Las campañas de vacunación de la gripe han acabado en la mayoría de las comunidades españolas ya que comenzaron en octubre y suelen acabar con el año, aunque muchos centros siguen ofreciendo la posibilidad de vacunar.

La gripe es un virus que se fija en la mucosa respiratoria y donde se replica a las 48-72 horas siguientes y durante un periodo más largo en niños. Se expande por las gotitas emitidas al exterior al hablar, estornudar o toser. El periodo de transmisibilidad se extiende desde 24-48 horas antes del inicio de síntomas hasta 5-6 días después. La resistencia del virus en el medio ambiente es favorecida por condiciones de elevada humedad relativa y baja temperatura.
El espectro de síntomas de la gripe es muy amplio, aunque los síntomas básicos son: fiebre, tos, inflamación nasal, dolor de garganta, dificultad respiratoria, rechazo del alimento, vómitos y diarrea. En ocasiones, es característico, además: decaimiento, somnolencia, dolor de cabeza y dolor muscular.
Los niños son la principal fuente de propagación del virus de la gripe en la comunidad principalmente entre familia y escuela debido a que presentan una mayor carga viral y son capaces de transmitir los virus durante más tiempo que los adultos. En concreto desde 24-48 horas antes del inicio de síntomas hasta 5-6 días después. La incidencia de gripe es más alta en niños que en adultos y la tasa de ataque anual en preescolares y escolares es superior al 30 o 40%.
La prevención de la gripe y de sus complicaciones se basa fundamentalmente en la vacunación, la medida más efectiva para reducir el impacto de esta enfermedad. Vacunar a los grupos de riesgo y a sus familiares evita un 50 o 60% por ciento de hospitalizaciones y el 80% de los fallecimientos derivados de las complicaciones de la gripe. Los grupos de riesgo son personas con peligro de complicaciones, personas que atienden, cuidan o conviven con personas en riesgo y colectivos profesionales esenciales para la comunidad.
Las medidas de higiene más relevantes para la prevención son:
-Lavarse las manos con frecuencia, sobre todo después de toser o estornudar.
-Cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo al estornudar o toser y desecharlo inmediatamente después.
-No compartir vasos, cubiertos, toallas y otros objetos que hayan podido estar en contacto con saliva y secreciones.
-Evitar lugares cerrados (trabajo, colegio, guardería o lugares públicos) para no contagiar a otras personas.
En caso de padecer gripe se recomienda: descansar; beber abundantes líquidos; evitar el consumo de tabaco o alcohol; tomar medicación que mejore los síntomas de la gripe con antitérmicos. Es especialmente importante la recomendación de la vacunación antigripal de todos los profesionales sanitarios y de las embarazadas con el fin de proteger mediante anticuerpos al niño en los primeros meses de vida.